Numancia
1864 Fragata acorazada. Construida en La Seyne, Tolón.
CÓDIGO NOMBRE GRADA BOTADURA ENTREGA BAJA
-- NUMANCIA 09.1862 19.11.1863 12.1864 1916
Características Principales
Casco: hierro.
Eslora: 96,08 m.
Manga: 17,34 m.
Puntal: 8,87 m.
Calado: 7,9 m.
Desplazamiento: 7.500 ton.
Velocidad: 12 nudos.
Carbón: 1.100 ton.
Potencia: 1.000 HP. nominales de fuerza y 3.700 indicados.
Dotación: 590 hombres.
Armamento/Protección
  • 34 cañones lisos de 68 libras (20 cm.).
  • Coraza de planchas de hierro desde 2,3 m. bajo la línea de foltación hasta la altura de la cubierta alta, con un espesor de 13 cm. en la parte inferior y 12 en la superior, adelgazándose un centímetro en los extremos de popa y proa. El peso de la coraza era de 1.300 ton.
Historia
Puesta la quilla de este glorioso buque en septiembre de 1862, fue botado el 19 de noviembre de 1863, viajando a Cartagena en diciembre de 1864, siendo su coste de 8.322.252 pesetas. Cuatro días más tarde tomaba su mando el capitán de navío D. Casto Méndez Núñez, siendo destinada inmediatamente a la Escuadra del Pacífico, en un viaje que presagiaba lo peor, debido a las negativas experiencias de franceses e ingleses con sus novísimos buques acorazados en viajes largos, iniciando la expedición el 4 de febrero de 1865, en el puerto de Cádiz, regresando a este mismo puerto el 20 de septiembre de 1867, durando así el primer viaje de circunnavegación de un buque blindado 2 años, 7 meses y 6 días. Quedando instituido el siguiente lema en su honor:

"Enloricata navis que primo terram circuivit".

Buque de dilatadísima vida, participó en practicamente todos los hechos reseñables del último tercio de siglo. En 1896, al igual que su compañera, la fragata Victoria, fue enviada a Tolón para ser transformada en acorazado guardacostas, recibiendo nuevas calderas y artillería, y perdiendo su arboladura, sustituida por dos pequeños mástiles con cofas. La nueva artillería consistía en 4 cañones González-Hontoria de 20 cm.; 10x14cm. ídem de tiro rápido; 10 menores, además de 2 tubos lanzatorpedos. Durante el conflicto con los Estados Unidos, no pudo ser alistada a tiempo. Una vez acabada la guerra, y ante la escasez de unidades de la Armada, tuvo que recuperar un olvidado protagonismo, formando parte de la Escuadra de Instrucción, junto con la Victoria, el acorazado Pelayo y el crucero Carlos V.

En 1910 su valor militar era totalmente nulo, pasando a utilizarse como estación flotante en Tánger hasta 1912. En ese año se produjo un suceso de lamentables consecuencias a bordo del buque, a resultas del cual fue condenado a muerte un fogonero, y ocho marineros más a cadena perpétua.

En el mismo año de 1912 fue dada de baja y en disposición para su venta y desguace. Esta resolución fue aplazada debido a la presión pública, que intentaba promover la conservación del buque como bien histórico. No prosperó tal iniciativa, y así, en 1916, fue vendida para el desguace a una casa bilbaina. Por tres veces se intentó el viaje entre Cádiz y el puerto vizcaino, siendo la tercera tentativa la última, pues la Numáncia, negándose a acabar sus día en los altos hornos vascos, tuvo a bien hundirse, de motu propio, en las costas de Portugal el 17 de diciembre de 1916