Nombre de la clase:

G (Tipo VIIC)

Tipo de buque:

Submarino

 

s01.jpg (32988 bytes)

Foto: Casaú (por cortesía de J.L. Coello, Buques de la Armada Española: los años de la postguerra)

Buques de la clase:

NumeralNombreAstilleroAltaBajaCausaComentarios
S-01G-7*
(ex- U-573)
Blohm und Voss-Hamburgo1942**
(1941)
1970Retrirado

* Nota: el nombre de G-7 se debe a que se hallaban en construcción 6 submarinos del mismo tipo en España: la clase G.
** Nota: la fecha entre paréntesis corresponde a la entrada en servicio en la Kriegsmarine.

Características:

Desplazamiento: 865 ton sumergidos
Dimensiones: 67'2 x 6'2 metros
Propulsión: diesel eléctrica, 2 diesel (3.000 cv), 2 motores eléctricos (750 cv); 2 hélices, 16'5 nudos en superficie / 7'5 nudos sumergido
Tripulación: 54
Sónar: un hidrófono de 46 elementos
Armamento: 5 tlt de 533 mm (14 torpedos); 1 cñ de 88/45 mm Rheinmetall Borsing DP; 1 cñ de 20 mm AA

s01d.jpg (5926 bytes)

Historia:

El G-7 (ó S-01) era un submarino alemán del Tipo VIIC que, al ser dañado por un avión de la RAF cerca del cabo de Palos, se refugió en el puerto de Cartagena en mayo de 1942. El submarino fue rapidamente parceado, pero la Armada realizó gestiones urgentes con la Kriegsmarine para intentar adquirir el submarino. La razón del interés español era evidente: en septiembre de 1941, la Armada había encargado a la Bazán la construcción de 6 buques de la misma clase (los que debían haber sido los G-1 a G-6), con la intención de que a éste siguiera otro pedido que elevara hasta 10 el número de buques; En esta situación, resultaba sumamente interesante para la Armada el disponer inmediatamente de un buque de la misma clase en condiciones de operar en el mar (para instrucción de dotaciones, adquirir experiencia en el mantenimiento, etc). Un segundo submarino de esa clase, el U-760, estuvo internado desde 1943 hasta 1945 en Vigo, habiendo podido convertirse quizá en el G-8; sin embargo, estaba mucho más dañado y tras las dificultades que (como veremos) se habían experimentado para poner a punto el G-7, el buque fue entregado a los aliados en 1945.

Aunque el G-7 estaba en 1942 en condiciones de navegar, no se hallaba ni mucho menos en condiciones óptima (un tubo lanzatorpedos dañado en el ataque, etc), con lo que en 1943 entró en dique, de donde no salió... hasta 1947. Sin embargo, y a pesar de los problemas que se presentaron en su puesta a punto, era un buque seguro y fiable, que se convirtió durante 12 años (hasta la llegada en 1959 del "Almirante García de los Reyes" S-31), en el principal activo del arma submarina española. Durante los años 60, el G-7 tuvo una plácida vida, esporadicamente interrumpida por el rodaje de alguna película (téngase en cuenta que era un auténtico U-boote, de los poquísimos que quedaban en el mundo), siendo el último submarino del Tipo VIIC en ser retirado de servicio en el mundo. Lástima que fuese desguazado, ya que, hoy en día sólo se conserva uno de los "Lobos Grises" que hicieron historia en la Batalla del Atlántico: el U-995, conservado en Alemania. Finalmente, fue dado de baja en 1970, cuando comenzaron a llegar a España los Guppy y Bazán entregaba los primeros S-60... la travesía del desierto del Arma Submarina llegaba a su fin.

Los "hermanos" españoles del G-7 sufrieron en sus carnes la derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial; así, al carecer la industria naval española de recursos para sacarlos adelante, fueron languideciendo en la factoría de Cartagena hasta que, en 1949, se decidió cancelar los G-5 y G-6 y, finalmente, en 1961 se abandonaron las obras en el resto. Como puede verse, si mala fue la situación de la Armada en los años 50 y 60, la de su Arma Submarina podía calificarse de crítica.