Nombre de la clase:

F 70

Tipo de buque:

Fragata lanzamisiles

Buques de la clase:

NumeralNombreAstilleroAltaBajaCausaComentarios
F-71BalearesBazán-Ferrol1973---  
F-72AndalucíaBazán-Ferrol1974---  
F-73CataluñaBazán-Ferrol1975---  
F-74AsturiasBazán-Ferrol1975---  
F-75ExtremaduraBazán-Ferrol1976---  

Características:

Desplazamiento: 4,177 tons apc
Dimensiones: 133.6 x 14.3 x 7.52 metros
Propulsión: 2 calderas, 4 turbinas de vapor, 1 hélice
Tripulación: 253
Radar: SPS-52B 3-D aéreo
Sonar: DE-1160LF casco, SQS-35(V) calable
Dirección de tiro: Mk-74 mod2, Mk-68 Mod special, Mk-114 ASW
EW: Elsag Mk-100, Ceselsa DENEB e Inisel CANOPUS, SLQ-25 Nixie
Armamento: 1 lanzamisiles Mk22 (16 SM-1MR), 1 ASROC (8 cohetes y otros 8 de recarga), 8 Harpoon SSM, 1 cñ 127 mm DP, 2 tlt ASW de 533 mm, 4 tlt ASW de 325 mm, 2 CIWS Meroka, 2 ametralladoras 12.7 mm

Historia:

A finales de los años 60, la Armada dispuso por fin de unos presupuestos algo más desahogados, que le permitieron comenzar a planear la construcción de nuevos buques. A raíz de estas disposiciones, se redactó un Plan Naval, que, en su primera fase, preveía la construcción de los primeros escoltas "misilísticos" de la Armada.

Inicialmente, se pensó en buques de tecnología británica, en concreto de la clase Leander, siguiendo la tendencia establecida en los años 20 y 30 de construir en España buques de diseño inglés, adaptándolos a las necesidades de nuestra Armada. Sin embargo, el gobierno laborista de la época no veía con buenos ojos al régimen del General Franco, por lo que vetó la operación. En esta tesitura, la Armada volvió sus miras al otro lado del océano, estableciendo contactos con la US Navy para seleccionar un proyecto que permitiese la construcción de la nueva clase de escoltas.

Finalmente, se decidió utilizar como base del proyecto las fragatas antisubmarinas clase Knox. Sin embargo, los requerimientos españoles eran diferentes de los estadounidenses, ya que la Armada necesitaba un buque con capacidad multipropósito en vez de un buque puramente antisubmarino. Por esta razón, se decidió eliminar el hangar y la plataforma de vuelo para un helicóptero ligero de las Knox y situar en su lugar un lanzador de misiles antiaéreos de zona Standard SM-1 MR. También se decidió la instalación de montajes cuádruples de misiles antisuperficie Harpoon y se instaló un radar tridimensional aéreo SPS-52B, para aumentar la capacidad de detección de aeronaves.

Gracias a estas modificaciones, la Armada obtuvo, a un coste moderado, un buque con gran capacidad antiaérea, antisubmarina y antisuperficie, especialmente tras la modernización de finales de los años 80, en la cual se instalaron un par de montajes de defensa puntual Meroka, se mejoró la electrónica y el sistema de combate, etc. Quizá la única pega que se les pueda poner es la carencia de helicóptero.

Como resumen, podríamos decir que las fragatas clase Baleares han sido durante los años 70 y 80 la espina dorsal de la Armada y que han demostrado, dentro de sus limitaciones, ser unos buques magníficos y la base de la reconstrucción de nuestra Armada a finales del siglo XX.

Las F-70 participaron en la última flotilla española enviada al Golfo Pérsico, pero la piedra de toque de su proyección exterior ha sido su frecuente despliegue a aguas de la antigua Yugoslavia y, mas aún, su participación en casi todas las maniobras navales de la OTAN de los últimos años, en aguas tan distantes como las noruegas. Se puede decir que las F-70 en ondeado con mucha dignidad el pabellón español en todo el Mediterráneo, Mar Rojo y prácticamente en todos los lugares del Atlántico Norte.

Para finalizar, decir que estos buque, con sus veinticinco años de servicio se encuentran cada vez más cerca de su jubilación. Parece que, por fechas, las F-100 serán los buques que tomen su relevo en la Armada, con lo que, dentro de la escasez numérica que parece ser endémica en nuestra Armada, al menos se conseguirá mantener la buena línea tecnológica en los próximos años.