Nombre de la clase:

D 40 Oquendo

Tipo de buque:

Destructor ASW

 

d40i.jpg (23126 bytes)

Foto: E.N. Bazán (por cortesía de J.L. Coello, Buques de la Armada Española: los años de la postguerra)
Nota: La fotografía corresponde al Oquendo, único ejemplar de la clase que no fue modernizado.

 

d40.jpg (55976 bytes)

Nota: La fotografía corresponde al Roger de Lauria ya modernizado.

Buques de la clase:

NumeralNombreAstilleroAltaBajaCausaComentarios
D-41OquendoBazán-Ferrol19631978Retirado
D-42Roger de LauriaBazán-Ferrol/Cartagena*19691982Retirado
D-43Marqués de la EnsenadaBazán-Ferrol/Cartagena*19701988Retirado

* NOTA: estos buques no llegaron a entar en servicio según el diseño inicial. Fueron trasladados al astillero de Cartagena, donde fueron reconstruídos y entraron en servicio directamente como la versión modernizada. El Oquendo nunca fue modernizado. El proyecto inicial incluía otros 6 buques, que fueron cancelados en 1952.

Características:

Según proyecto original (D-41):
Desplazamiento:
3.004 tons apc
Dimensiones: 116'5 x 11 x 5 metros
Propulsión: 3 calderas Bretagne de vapor recalentado, 2 turbinas Rateau, 2 hélices, 60.000 cv, 32'5 nudos
Tripulación: 252
Radar: Marconi SNW-10 2-D aéreo, Tipo 293Q de superficie
Sonar: QHB-a casco
Dirección de tiro: una Vickers-Armstrong con radar Tipo 275M (cñ de 120 mm); una Vickers-Armstrong con radar Tipo 262P (cñ de 40 mm)
Armamento: 2 cñ dobles de 120/50 mm NG53 DP, 6 cñ 40/70 mm Bofords AA, 2 canastas Mk 4 para torpedos ASW Mk 32 325 mm, 2 Erizos Mk 11

Según proyecto modernizado (D-42 y D-43):
Desplazamiento:
3.780 tons apc
Dimensiones: 116'5 x 13 x 5'8 metros
Propulsión: 3 calderas Bretagne de vapor recalentado, 2 turbinas Rateau, 2 hélices, 60.000 cv, 31 nudos
Tripulación: 318
Aviación: plataforma y hangar para un helicóptero ASW ligero Hughes 500M
Radar: SPS-40A 2-D aéreo, SPS-10F de superficie
Sonar: SQS-32C de caso; SQA-10 de profundidad variable (VDS)
Dirección de tiro: sistema de control de fuego Mk68 con directores Mk37 y Mk56; además un Mk114 para el armamento ASW
EW: equipo AN/WLR-1
Armamento: 3 cñ dobles de 127/38 mm Mk32 DP; 2 tlt sencillos de 533 mm Mk25 para torpedos ASW Mk-37; 2 tlt triples de 325 mm Mk32 para torpedos ASW Mk44 ó Mk46

 

 

Historia:

Los nueve destructores de la clase Oqundo fueron el proyecto más ambicioso afrontado por los programas de construcción naval de la postguerra en España; sin embargo, la adopción del sistema de propulsión Rateau/Bretagne de escasa fiabilidad y gran complejidad técnica, unida a la escasa capacidad de la industria naval española de la época, condujeron a uno de los mayores fiascos de la Armada Española en este siglo. La clase Oquendo debía haber contado (y así fue encargada en 1943) con otras seis unidades, los "Blas de Lezo", "Gelmírez", "Lángara", "Bonifaz", "Recalde" y "Blasco de Garay"; pero ya en 1952 fueron canceladas las seis últimas (sólo un año después de ponerse la quilla a los tres primeros), al comprobarse que el proyecto iba a resultar dificil de llevar a la práctica.

Relatar las enormes vicisitudes por las que pasaron estos buques durante su construcción daría lugar a escribir un libro. Baste señalar que, hasta 1959, es decir, 15 años después de comenzar el acopio de material, no entró en servicio el cabeza de la clase (y eso a pesar de haber pedido ayuda en 1955 a los Ateliers Bretagne para poder terminar la planta propulsora...). En vista del lamentable curso del proyecto, se decidió modificar radicalmente a los dos últimos buques, siendo remolcados a Cartagena, donde fueron literalmente cortados por la mitad (¡en sentido longitudinal!, no transversal), con objeto de aumentarles la manga, para intentar resolvar algunos de los problemas experimentados en el "Oquendo". Además, se intentó conseguir el mejor armamento y sensores posibles para estos buques, primero en Inglaterra y, finalmente, montándoles los equipos de los FRAM II norteamericanos.

Con todas las modificaciones del proyecto, la simple lectura de las características de los D-42 y -43 indica que se trataba de buques modernos y bien equipados... al menos sobre el papel. Sin embargo, al igual que con sus congéneres de la serie D-30 "Audaz", se cometió un grave error: mantener la maquinaria original. Como consecuencia de esto, a pesar de ser los primeros buques construidos en España que fueron dotados de adelantos como equipos de EW, helicóptero, sistema de combate ASW muy completo (incluyendo los sónares de profundidad variable), etc. fueron toda su vida unos auténticos "cojos". Es más, la enorme cantidad de recursos dilapidada en ellos impidió afrontar otros posibles programas de mejora (por ejemplo, alguna F-70 adicional).

Como consecuencia de todo lo anterior, los Oquendo fueron buques de una vida realmente corta: 15, 13 y 18 años respectivamente. Además, los 18 años de servicio del D-43 no se debieron a su buen comportamiento, sino a que en 1981, cuando estaba a punto de ser dado de baja, fue dañado en Santander por una bomba colocada por ETA en su línea de flotación. Con el fin de evitar la imagen de dar de baja un buque que acababa de sufrir un atentado terrorista, con la consiguiente publicidad para los autores del mismo, se decidió mantener el buque en servicio tanto como se pudiera, prolongándose así su vida hasta 1988.

Desde un punto de vista operativo, el D-41 estuvo destinado en la 21ª Escuadrilla de Escoltas de Cartagena, junto con los destructores de la clase Fletcher (llamados también "Los Cinco Latinos"). Por su parte, los D-42 y -43 fueron destinados a Ferrol, a la 11ª Escuadrilla de Escoltas, junto con sus casi-hermanos de la serie D-60, Gearing FRAM II de origen americano. A lo largo de su vida cabe reseñar pocos acontecimientos; el más importante fue la visita del D-43 a los puertos de Nápoles, Casablanca y Porsmouth, en 1971 (junto con el atentado ya relatado del que también fue protagonista el D-43).

En conclusión, decir que los D-40, junto con los D-30 y los submarinos Clase D (los S-11, S-21 y S-22) han sido, posiblemente, los proyectos más lamentables y ruinosos que ha afrontado la Armada en el Siglo XX. Esperemos que historias como la suya no se repitan en el futuro.