Nombre de la clase:

Río de la Plata

Tipo de buque:

Crucero protegido de 3ª

 

rplata.jpg (24304 bytes)

Buques de la clase:

Nombre Astillero Alta Baja Causa Comentarios
Río de la Plata El Havre 1900 1931 Retirado

Características:

Desplazamiento: 1.950 ton normal
Dimensiones: 76 x 10'8 x 4'7 metros
Propulsión:
calderas cilíndricas Normand, 2 máquinas alternativas, 6.931 cv, 2 hélices, 19 nudos
Tripulación: 213
Coraza: horizontal de 30 mm
Armamento: 2 cñ Canet de 140/35 mm, 4 cñ Krupp de 105 mm, 6 cñ Nordenfelt de 57 mm, 4 ametralladoras

rplatad.jpg (63475 bytes)

Historia:

Como consecuencia de las necesidades navales que España requería para la defensa de los territorios insulares de Cuba y Filipinas, el crucero Río de la Plata fue encargado y sufragado por suscripción popular de los españoles establecidos en Argentina y Uruguay. Su botadura tuvo lugar en 1898 en el astillero de El Havre, donde se ganó el cariñoso sobrenombre de "la bombonera " por sus ampulosas líneas. Resultó una unidad bien conseguida para su clase.

En su obligado primer viaje a la capital bonaerense, en marzo de 1900, en entusiasta ceremonia patriótica se le hizo entrega de la bandera de combate. Continuó viaje por el Pacífico visitando puertos de Chile y Perú. A su regreso a España recaló en diversos puertos andaluces, catalanes y mallorquines. Ya en 1903, volvió a cruzar el Atlántico y estuvo presente en la Exposición de Nueva Orleans.

Años después, en 1906, cumple misión diplomática poniéndose a las órdenes del Duque de Almodóvar del Río, presidente de la Conferencia de Algeciras, trasladando a autoridades y embajadas magrebies. En 1907, como consecuencia de los sangrientos sucesos de Casablanca, parte para aquellas aguas colaborando muy activamente con la flota combinada franco-española. En 1909 efectúa carena en el arsenal de La Carraca, tras la cual pone rumbo a Melilla, Ceuta y Tánger cuando, ya terminadas las hostilidades en la zona, comenzaba la acción diplomática. En ese estado, durante la visita real de 1911 el Río de la Plata formó parte del cortejo marítimo. También en 1911, durante la ocupación de Larache, el crucero se integró en las fuerzas navales que junto a las terrestres, y gracias a una enérgica decisión política, aclaraban un erróneo parecer de los franceses. Ya en los años de la primera conflagración mundial el Río de la Plata, que no abandonaba sino circunstancialmente las aguas marroquíes, siguió cumpliendo diversas misiones dadas sus características de pequeño y manejable crucero, buen andar, adecuada artillería e incluso portando minas.

El año 1921 fue decisivo para el impulso de la Aeronáutica Naval. Establecida en sus comienzos en Barcelona, el crucero Río de la Plata, muy trabajado ya en intensas campañas y extraño a las nuevas técnica bélicas, es remolcado hasta el puerto barcelonés donde queda fondeado y amarrado permanentemente, frente a la base de hidros, compartiendo inmovilidad con el Cocodrilo (viejo buque de la Comisión Hidrográfica) y utilizándose ambos como escuela de aprendizaje y alojamiento de marinería afecta al servicio aeronáutico. Permanece así el viejo crucero hasta que en 1931 el remolque y luego el soplete son los encargados de escribir su última página. Al menos queda la bandera que se bordó con el sentimiento: "A la gloriosa España. Las damas argentinas y uruguayas".