Buques de la Armada 1874 - 1898

 

Con la restauración de la monarquía en España en 1874 y el fin de las Guerras Carlistas en 1876, se sentaron las bases para que comenzara un modesto resurgir de la Armada Española, que había quedado muy afectada por los años de las Guerras Civiles. No sólo los buques estaban deteriorados, sino que los arsenales de Cartagena y La Carraca habían sido dañados durante la revolución cantonal. Entre 1874 y 1884, poco se hizo por mejorar la situación de las cosas; pero en 1884, con la llegada al Ministerio de Marina del Contraalmirante Miranda iba a cambiar el rumbo de los acontecimientos. A lo largo de 15 años, y a pesar de las dificultades técnicas, se reconstruyó en gran parte el poderío naval español gracias a una serie de buques, bien construídos en el extranjero, bien en los astilleros nacionales; pero pronto llegó el año 1898, y con él, el Desatre, en el que se perdieron la mayoría de las unidades tan costosamente obtenidas en los años anteriores.

Acorazados

Cruceros

Escoltas