Los helicópteros de la FLOAN

La Flotilla de Aeronaves de la Armada (FLOAN) es una de las unidades navales más eficaces de su tipo a pesar de su limitado número de aeronaves y la falta del presupuesto necesario para su mantenimiento y renovación de los aparatos más veteranos

29/05/2014.- Texto Javier Sánchez García. Fotos Javier Sánchez y Camil Busquets i Vilanova

Gracias al excelente trabajo del grupo de profesionales que componen el equipo de mantenimiento de la FLOAN, se garantiza el máximo de disponibilidad de todos y cada uno de los helicópteros que componen actualmente las cuatro escuadrillas de helicópteros de la Armada, cumpliendo eficazmente con aquellas misiones que se les encomiendan y lo más importante, ajustándose a una partida presupuestara muy por debajo de lo deseado.

La FLOAN dispone actualmente con cuatro modelos de helicópteros, repartidos así mismo en cuatro Escuadrillas, sumando un total de 35 aparatos. Estos helicópteros están capacitados para realizar multitud de misiones y pueden ser configurados según las necesidades operativas. Actualmente se están modernizando los aparatos correspondientes a la 3ª Escuadrilla y 6ª Escuadrilla, compuesta por siete Agusta-Bell 212 y seis Hughes 500M, respectivamente. A estos, en las próximas fechas, se unirán seis Sikorsky  SH-60F procedentes del inventario EDA (Excess Defence Articles) y que una previa remotorización y puesta operativa complementaran a las escuadrillas de transporte y permitirán sustituir a las unidades más veteranas. Cabe indicar que los 28 helicópteros NH-90 previstos para la Armada, de momento, han sido cancelados del programa de nuevas adquisiciones previsto por el Ministerio de Defensa.

3ª Escuadrilla

Los Agusta-Bell 212 son una variante biturbina del popular Bell UH-1 Iroquois estadounidense fabricado bajo licencia en Italia, por la compañía Agusta. Se trata de un helicóptero utilitario, de tamaño medio y polivalente. En 1965 se constituyó la Tercera Escuadrilla de Aeronaves de la Armada con la incorporación de cuatro helicópteros antisubmarinos Agusta-Bell 204, convirtiéndose en un hito destacado en nuestro país, al tratarse de los primeros aparatos de ala rotatoria dotados de turbinas. Estos helicópteros permanecieron en activo hasta octubre de 1978. Cuatro años antes habían comenzado ha llegar los más capaces y modernos Agusta-Bell 212 ASW, llegando un total de 14 aparatos adquiridos en dos lotes, 9 helicópteros entre 1974-1978  y  el resto entre 1979-1980.

Desde su incorporación son utilizados en misiones de guerra antisubmarina, guerra de superficie y guerra electrónica, principalmente, operando desde la cubierta del portaaviones Dédalo R01. A finales de 1987, por orden del AJEMA cambian su misión, pasando a ser ésta el helitransporte de fuerzas de Infantería de Marina y la guerra anfibia. Para ello, embarca como dotación personal del cuerpo de Infantería de Marina.

Estos polivalentes helicópteros disponen de dos puertas correderas en ambos lados para el embarque/desembarque de personal y/o material. Su interior puede configurarse con asientos para el transporte de tropas (8/10 con depósitos de combustible auxiliares o hasta 14 sin ellos)  o seis camillas para la evacuación de heridos.  Como se ha mencionado anteriormente, disponen de dos depósitos auxiliares internos de combustible que aumentan su alcance operativo, kit de flotabilidad sobre los patines y pueden ser armados con ametralladoras ligeras de 7,62mm, pesadas de 12,7mm y lanzadores de cohetes de 2,75 pulgadas (70mm). Cuentan con un gancho baricéntrico para tareas logísticas y una grúa para tareas SAR y operaciones de cuerda rápida (Fast Rope) para el desembarco rápido de la tropa sin necesitad de tomar tierra.

Los siete helicópteros supervivientes se encuentran, actualmente, inmersos en un proceso de modernización que les permitirá alargar su vida operativa hasta el 2030. Este proceso de modernización, cuyo coste estimado es de 21 millones de euros, se está llevando a cabo por las empresas SENER, en sus instalaciones de Tres Cantos y San Agustín de Guadalix, e INAER, en su factoría de Albacete.

Estos helicópteros incorporan nuevos sistemas electrónicos y de protección que le permitirán actuar sin ningún tipo de restricción en zonas cuyo espacio aéreo esté regulado, cumpliendo con los requisitos exigidos por la normativa civil y militar. Dispondrán de nuevos elementos de autoprotección y autodefensa que les permitan ser desplegados en misiones internacionales con un nivel de amenaza bajo-medio y los equipos y sistemas necesarios para poder operar desde los nuevos Buques de Acción Marítima de la Armada (clase Meteoro) y poder contribuir en las tareas de vigilancia y control de tráfico marítimo.

Para ello se han actualizado los sistemas de generación de energía eléctrica del helicóptero incluyendo el saneado y sustitución de todo el cableado, se ha sustituido el de navegación y aviónica e instrumentación de motor analógica por un sistema digital denominado glass cockpit integrado con el sistema de misión compatibilizado con el sistema de visión nocturna (NVG). Asimismo, se han integrado un nuevo computador de datos de aire (ADC) y un sistema de referencia de actitud y rumbo (AHRS) y, además, se ha sustituido el sistema de comunicaciones V/UHF y el sistema de ICS por otros de última generación. También incorporan un radar de vigilancia marítima y meteorológico, un sistema de visión EO/IR, un transceptor AIS para reconocimiento naval, dispositivos de autoprotección y autodefensa (protección balística y MAWS) y un nuevo sistema de navegación GPS con mapa móvil moving map y un sistema de aviso de proximidad al terreno (TAWS). Un computador táctico de misión (MTC) posibilitará que las señales de todos estos sistemas puedan ser también integradas y presentadas en las pantallas del EFIS.

5ª Escuadrilla

La 5ª Escuadrilla de helicópteros de la Armada es, sin duda, la más emblemática y veterana de la Flotilla de Aeronaves de la Armada. Próxima ha cumplir los 50 años de servicio activo y con el mayor registro de horas de vuelo, han superado las 100.000 horas, los Sikorsky SH-3D/W Sea King siguen prestando sus servicios gracias al ejemplar y laborioso trabajo de mantenimiento que vienen realizando los mecánicos de la Escuadrilla.

Con la llegada de estos impresionantes helicópteros en 1966 fue creada la 5ª Escuadrilla. Se recibieron un total de 18 helicópteros en varios lotes entre 1966 y 1981. Cabe indicar que la Armada ha recibido el primer ejemplar concebido para la lucha antisubmarina en 1966 y el último SH-3D que salió de la cadena de montaje. En 1985 tres aparatos, concretamente los matriculados 01-509, 01-511 y 01-521, fueron convertidos a la variante de alerta temprana AEW (Airborne Early Warning) al incorporar el radar Searchwater de la firma británica Thorn EMI Electronics Ltd, tras el éxito mostrado por los Sea King AEW Británicos durante la guerra de las Malvinas (1982).

Tras la desaparición de la amenaza submarina durante la denominada Guerra Fría y la llegada de los excelentes helicópteros antisubmarinos Sikorsky SH-60B Seahawk de la 10ª Escuadrilla, los ocho helicópteros disponibles en 2001 fueron convertidos en transportes de asalto. Para ello fue necesario desembarcar todos los equipos de guerra antisubmarina que portaban, incorporar asiento para la tropa, reforzar el suelo e instalar un gancho baricéntrico para poder realizar apoyos logísticos. También fue necesario incorporar una ventanilla tipo burbuja para observación del terreno, un escalón en el portón lateral para facilitar el embarque de la tropa, un afuste para incorporar una ametralladora tipo MG de apoyo. Se instaló un nuevo panel de instrumentos que permite en vuelo táctico sobre tierra de día, o de noche, volando con gafas de visión nocturna (NVG), y tomar en cualquier terreno, además incorporan una cámara térmica o FLIR (Forward Looking InfraRed).

Los Sikorsky SH-3D pueden transportar 15 soldados completamente equipados, además están capacitados para realizar misiones de búsqueda y rescate (SAR), apoyo logístico (VOD y VERTREP), de evacuación médica (MEDEVAC) y de apoyo a unidades de Guerra Naval Especial. Por su parte, los AEW, proporcionan la alerta aérea temprana y actúan como unidad TRU (Target Reporting Unit), controlando aeronaves enemigas y conduce los ataques aéreos o STRIKES.

Estos extraordinarios helicópteros fueron diseñados para realizar misiones de búsqueda, seguimiento y ataque contra submarinos. Dispone de un único rotor de 5 palas, con posibilidad de ser plegadas, dos turbinas General Electric T58-402 que le proporcionan la potencia suficiente para operar durante casi cinco horas y tiene la posibilidad de amerizar en caso de emergencia. Es un helicóptero de fuselaje alto, es decir, su interior permite ir de pie, lo cual facilita las operaciones de descenso rápido Fast Rope, el lanzamiento de paracaidistas y el equipamiento de de la tropa.

Actualmente se mantienen operativos 10 aparatos, 7 en configuración de transporte y los 3 de alerta temprana. Para facilitar su operatividad y facilitar los rigurosos mantenimientos y puestas a punto, se adquirieron 4 fuselajes pertenecientes a la US Navy, desprovistos de sus turbinas, y que causaron baja en 1995, habiendo estado almacenados en el desierto de Arizona, concretamente en el 309th Aerospace Maintenance An Regeneration Group (AMARG) y que están sirviendo como fuente de repuestos hasta la ansiada llegada de los sustitutos de los entrañables Sea King.

En este aspecto, y como se ha mencionado anteriormente, en las próximas fechas han de llegar los dos primeros helicópteros Sikorsky  SH-60F procedentes del inventario EDA (Excess Defence Articles) y que su previa remotorización y puesta operativa complementaran a las escuadrillas de transporte y permitirán sustituir a las unidades más veteranas. La solución es muy acertada tras la cancelación del programa de adquisición de los 28 helicópteros NH-90 previstos para la Armada.

Los SH-60F son similares a los aparatos de la 10ª Escuadrilla, lo cual facilitará las tareas de mantenimiento y supondrá un ahorro muy aconsejable para los tiempos de penuria económica. Son aparatos navales y muy adecuados para su empleo como helicópteros utilitarios. Supuestamente se tiene previsto convertir a esta misma versión algún helicóptero de la 10ª Escuadrilla, lo que permitiría a la 5ª Escuadrilla renovar toda su flota de helicópteros y mantener un número suficiente de aparatos operativos, aunque su número, en nuestra opinión, seguirá siendo algo insuficiente para cubrir las necesidades de transporte logístico que venían haciendo los polivalentes Sea King.

Por otro lado, dará un margen de tiempo prudencial para evaluar las capacidades operativas de los nuevos NH-90 y esperar a que aparezca una versión navalizada de transporte que de adecue a las necesidades operativas de la Armada. Para entonces, quizás la economía haya mejorado y se esté en condiciones de adquirir estos helicópteros o no, dependiendo del resultado, de las necesidades reales y de la evaluación, si cabe, de otros modelos similares o de mayor capacidad.

6ª Escuadrilla

Otra de las veteranas y versátiles escuadrillas es, sin duda, la Sexta. Fue creada a comienzos de los setenta, por la necesidad de dotar a los destructores del programa norteamericano FRAM (Fleet Rehabilitation And Modernization) de las clases Churruca y Roger de Lauria, de un helicóptero ligero antisubmarino tras los fracasos obtenidos con el DASH (Drone AntiSubmarine Helicopter), un mini helicóptero antisubmarino tripulado por control remoto.

Se recibieron un total de 14 helicópteros Hughes 500 ASW (una versión navalizada del Hughes 369-HM) en varios lotes. En 1972 llegaron cinco aparatos que fueron dotados del equipo naval necesario para operar desde la cubierta de vuelos de los destructores. Este equipamiento incluía un sistema de flotadores de emergencia, lanzador de torpedos antisubmarinos y un medidor de anomalías magnéticas o MAD.  Entre 1974 y 1977 llegarían el resto de unidades que completarían la 6ª Escuadrilla.

Tras la baja de los destructores y la llegada de otros más capacitados para la lucha antisubmarina, la Escuadrilla cambió este rol por otro tipo de misiones menos relevantes que la que venían realizando hasta la fecha pero de gran valor para la FLOAN. La sencillez de manejo, facilidad de mantenimiento y económica operatividad los han convertido en unos excelentes helicópteros de enseñanza, tanto para instruir a los futuros pilotos navales, como para formar a los Controladores de Helicópteros en la Mar, además facilitan el entrenamiento de tripulaciones de otras escuadrillas. Como misión secundaria pueden realizar misiones de reconocimiento, control y vigilancia aérea, calibración de radares, enlace, estafeta y fotografía aérea, entre otras muchas más. También están capacitados para realizar misiones de apoyo a la Infantería de Marina, principalmente, como plataforma aérea para francotiradores en misiones de interdicción marítima (MIO) y de abordajes a buques sospechosos, como plataforma para el guiado táctico de aviones o FAC (Forward Air Controller), de apoyo a unidades de infiltración de tropas especiales y como plataforma de designación láser de blancos.

Actualmente quedan nueve Hughes 500 en esta veterana escuadrilla con más de 40 años de servicio. A pesar de que estos aparatos se encuentran en su última etapa de servicio, seis helicópteros están pasando por un proceso de actualización de aviónica, con mejoras en el sistema de comunicación y la integración del GPS en el sistema de navegación, con la intención de alargar la vida operativa unos años más. Los tres aparatos restantes han pasado a situación de baja disponibilidad sirviendo, posiblemente, como fuentes de repuestos para los seis helicópteros en servicio. También están siendo pintados con el esquema gris naval de baja visibilidad empleado por el resto de escuadrillas.

10ª Escuadrilla

Sin duda, una de las mejores y más poderosas escuadrillas antisubmarinas actualmente en servicio. Está dotada con una docena de helicópteros antisubmarinos Sikorsky SH-60B Seahawk Bloque-1 LAMPS III, que suelen operan desde las fragatas de la clase Álvaro de Bazán y Santa María como parte del sistema LAMPS MK-III (Light Airborne Multiporpose System), aunque también pueden ser desplegados a bordo de cualquier otro buque de la Armada dotado de las instalaciones adecuadas para operar con estos helicópteros.

Con la llegada de los primeros seis helicópteros en diciembre de 1988, fue creada la 10ª Escuadrilla de Aeronaves de la Armada. En un principio, se tenía pensado adquirir un total de 18 unidades, 12 formando parte de la dotación de las seis fragatas de la clase Santa María y 6 del portaaviones Príncipe de Asturias, quedando dos en reserva para poder ir haciendo las correspondientes rotaciones durante los periodos de revisión del resto de unidades. Los recortes en los presupuestos obligaron finalmente a la adquisición de tan sólo seis helicópteros, uno por fragata. El primer embarque operativo se realizó en junio de 1989, durante la participación de las fragatas Victoria F82 y Numancia F83 en los ejercicios Sharp-Spear.

En octubre de 2002 se recibieron seis nuevas unidades, en esta ocasión pertenecientes a una versión mejorada o Bloque I. Para homogeneizar todos los aparatos de la Escuadrilla se inició un plan de modernización de las otros seis de modo que, actualmente, se disponen de doce SH60B Block I Core B.

Una de las principales características de estos helicópteros es su sistema LAMPS III (Light Airborne Multipurpose System) que integra la perfecta sincronización entre el SH-60B y los buques de la Armada que dispongan de dicho sistema. Este sistema permite controlar y analizar desde el centro de información de combate del buque (CIC), en tiempo real, los datos emitidos a través del direccional y seguro sistema de enlace de datos o Data Link, siendo éstos, proporcionados por los distintos sensores embarcados en los helicópteros.

Dichos sensores incluyen un radar AN/APN-217, del tipo Doppler, para el control automático en vuelo estacionario y otro AN/APS-124 de exploración aérea y de superficie. Cuentan con un sistema de identificación amigo-enemigo o IFF (Identification Friend or Foe) activo compuesto por un interrogador AN/APX-76B y un receptor/transmisor AN/APX-100. Los equipos de lucha antisubmarina incluyen 25 tubos lanzadores de sonoboyas AN/ARR-75, un medidor de anomalías magnéticas o MAD (Magnetic Anomaly Detector) AN/ASQ-81B(v)2 y un sistema de control AN/UYS-1 Proteus para el análisis, localización, tratamiento y clasificación de todas las señales recibidas y que servirán para establecer una evaluación real de la amenaza detectada. Además disponen de un complejo sistema de comunicaciones, guerra electrónica, FLIR (Forward Looking Infrarred) o cámara de observación por infrarrojos y de reconocimiento electrónico que complementa y mejora, sustancialmente, las capacidades de combate del buque en lo referente a la detección, vigilancia y designación de blancos en las denominadas operaciones OTH (Over The Horizon)  o más allá del horizonte.

Dada la gran capacidad y versatilidad del armamento disponible que incluye: torpedos buscadores antisubmarinos Mk-46, misiles antisuperficie AGM-114 Hellfire o antibuque AGM-119 Penguin y una ametralladora pesada montada en la puerta de cabina, entre otras, pueden desempeñar multitud de misiones, como lo son, la guerra antisubmarina (ASW: Anti-Submarine Warfare), guerra antisuperficie (ASUW: Anti-Surface Warfare), búsqueda y rescate marítimo  (SAR: Search and Rescue), búsqueda y rescate de combate (CSAR: Combat Search and Rescue), reaprovisionamiento vertical (VERTREP: Vertical Replenishment) y evacuación médica (MEDEVAC: Medical evacuation ), además de otras como enlace de comunicaciones (COMREL: Communications Relay), apoyo de fuego naval (NSFS: Naval Surface Fire Support), apoyo y soporte a operaciones especiales (NSW: Naval Special Warfare) infiltración de comandos mediante fast rope, salto en paracaídas, transporte de tropas y más.

Los Seahawk de la Armada han participado en numerosos ejercicios y operaciones reales, tanto nacionales como internacionales, demostrando su gran capacidad operativa y su vanguardia tecnológica. Destacan por su relevancia la operación Sharp Guard, de embargo a la antigua Yugoslavia, operación Libertad Duradera de lucha contra el terrorismo en el océano Indico en la guerra de Irak integrada dentro del grupo del portaviones estadounidense USS Theodore Roosvelt (CVN 71), despliegue en el Líbano durante la operación Active Endeavour de lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo o en la intervención de la coalición internacional en Libia. Además participan activamente en las agrupaciones permanentes de la OTAN por el Mediterráneo y el Atlántico donde intervienen buques de la Armada. Actualmente helicópteros de la 10ª Escuadrilla de Aeronaves son desplegados en la lucha contra la piratería en aguas del Índico, operación ATALANTA.

TEXTO Javier Sánchez García FOTOS Javier Sánchez García y Camil Busquets i Vilanova

Añeja imagen de un Agusta Bell 212 en configuración ASW, todos los aparatos fueron reconvertidos a utilitarios (Foto: Camil Busquets i Vilanova/Revista Naval)Los aparatos de la 3ª Escuadrilla están siendo modernizados para prolongar su vida (Foto: Javier Sánchez García/Revista Naval)Vista de dos Agusta-Bell 212 biturbina en el hangar de una LPD del tipo Galicia (Foto: Javier Sánchez García/Revista Naval)Detalle de un Agusta-Bell 212 (Foto: Javier Sánchez García/Revista Naval)Una imagen de otro tiempo, helicópteros de la 3ª y 5ª escuadrilla a bordo del «Dédalo» R-01 (Foto: Camil Busquets i Vilanova/Revista Naval)«La Quinta» recibió un total de 18 helicópteros en varios lotes entre 1966 y 1981 (Foto: Camil Busquets i Vilanova/Revista Naval)En 2016 se cumplirán 50 años de la llegada de los Sikorsky SH-3 a España. De la bondad de estos aparatos baste decir que siguen siendo el «Marine One», helitransporte del presidente del los Estados Unidos (Foto: Javier Sánchez García/Revista Naval)Sikorsky SH-3D en configuración de alerta temprana AEW con su radar Searchwater (Foto: Javier Sánchez García/Revista Naval)Los Sea King disponen de un rotor de 5 palas plegables y dos turbinas GE T58-402 que permiten operar durante casi 5 horas (Foto: Javier Sánchez García/Revista Naval)La barquilla de los SH-3D Sea King está diseñada para poder amerizar en caso de emergencia (Foto: Xoán Porto/Revista Naval)Hughes 500 sobre la cubierta de vuelo del destructor «Marqués de la Ensenada» D-43 (Foto: Camil Busquets i Vilanova/Revista Naval)Los aparatos de la 6ª Escuadrilla fueron los últimos en mostrar el tradicional esquema azul verdoso del Arma Aérea de la Armada hasta 2011, en que comenzaron a recibir el esquema gris de baja visibilidad (Foto: Javier Sánchez García/Revista Naval)La sencillez de los aparatos de la 6ª Escuadrilla los hace adecuados para la enseñanza como primera toma de contacto para los aspirantes a piloto. Abandonado su inicial cometido antisubmarino en los años 70, estos pequeños aparatos pasaron a convertirse una especie de «chicos para todo», desarrollando multitud de cometidos y colaboraciones con dotaciones y buques de la Armada e Infantería de Marina (Foto: Revista Naval)SH-60B a bordo de la fragata F-103 «Blas de Lezo» durante el ejercicio Loyal Mariner 2008 de la OTAN (Foto: Fernando Rivera/Revista Naval)SH-60B de la Armada, nótese el afuste para el cañón ligero (Foto: Xoán Porto/Revista Naval)Interior de un SH-60 (Foto: Javier Sánchez García/Revista Naval)La Armada, que cuenta con 12 aparatos SH60B Block I Core B, ha iniciado el proceso para adquirir al menos 6 SH-60F a Estados Unidos (Foto: Xoán Porto/Revista NavalTren de aeronaves dispuestas a tomar sobre el portaviones «Príncipe de Asturias» (Foto: Xoán Porto/Revista Naval)

Notas

  1. Oceanhawk para la Armada española (10/12/2012). http://www.revistanaval.com/noticia/20121210-020637-sh60-foxtrot/
  2. La modernización de los Agusta Bell 212 de la Tercera Escuadrilla (11/12/2012). http://www.revistanaval.com/noticia/20121211-020499-modernizacion-agusta-bell-212/
  3. Helicópteros embarcados (12/09/2003). http://www.revistanaval.com/archivo-2001-2003/helicopteros_embarcados.htm
  4. Sitio web de la Armada española. http://www.armada.mde.es/
Revista  Los helicópteros de la FLOAN