Los cazaminas de la clase Segura

Aprovechamos la presencia en el Salón Náutico Internacional de Barcelona de los cazaminas Turia -último de la primera serie- y Tajo -último de la segunda serie- para realizar un estudio comparativo y destacar las principales novedades introducidas en la segunda serie de estos buques

11/10/2013.- Por Javier Sánchez García

Los cazaminas de la clase Segura, con una primera serie compuesta por cuatro buques: Segura M-31, Sella M-32, Tambre M-33, y Turia M-34; y por dos unidades la segunda serie: Duero M-35 y Tajo M-36, han sido proyectados y construidos de acuerdo con los requerimientos de la Armada española.

Buques especializados en la caza de minas

La misión de estos buques es mantener libre de minas los accesos a los puertos, bases navales y vías marítimas, siendo su cometido principal la detección, localización, identificación y neutralización de las minas de fondo y orinque. Para ello, estos cazaminas, están dotados de los más modernos equipos y sistemas electrónicos de búsqueda y clasificación de las minas y el reconocimiento rápido del fondo marino.

Cuentan además con un sistema preciso de navegación que les permite conocer su posición exacta y localizar las minas con la precisión de tan sólo unos pocos metros; y de un sistema integrado de mando y control para planificar y ejecutar las operaciones, en modo automático si se desea, y registrar todos los datos de las mismas para su empleo posterior.

Estos buques han sido diseñados con un alto grado de autoprotección frente a las minas marinas. La estructura del casco es de poliéster reforzado con fibra de vidrio (PRFV), de construcción monolítica, con refuerzos longitudinales en el fondo, cubiertas y cuadernas transversales en los costados.

El diseño en su conjunto proporciona una sólida estructura ligera y a su vez muy resistente, tanto a los embates habituales de la mar, como a los producidos por las explosiones de cargas y minas submarinas. Todos los mamparos divisorios de estos buques han sido diseñados para contribuir a la resistencia estructural de los mismos y se han tratado debidamente para resistir en caso de incendio.

Tienen muy bajas firmas acústica, magnética y de presión, lo cual les hace difícilmente detectables por los sensores de las minas. Pueden operar en el ámbito de hasta los 200 metros de profundidad, en las aguas susceptibles de ser minadas por las denominadas minas de fondo, y hasta los 300 metros para las de orinque.

Diferencias entre series

Los cuatro primeros buques de la clase Segura fueron dotados, para la identificación de objetos submarinos (minas) y su neutralización, con dos vehículos submarinos de control remoto ROV (Remote Operated Vehicle) Pluto Plus. Estos pequeños minisubmarinos son capaces de rastrear el fondo marino, localizar la mina u objeto submarino detectado mediante el sonar del propio cazaminas, identificar con sus cámaras subacuáticas minas de fondo y orinque hasta 300 metros de profundidad, y depositar una carga explosiva junto al objeto detectado para su destrucción.

Todo ello se puede realizar desde el propio CIC (Centro de Información de Combate) utilizando un puesto de mando o consola multifunción dotada de una pantalla donde se representa toda la información enviada por el ROV y de un mando tipo joystick para su manejo.

La primera gran diferencia entre las dos series de cazaminas la encontramos en este apartado. El Pluto Plus ha sido probado eficazmente contra las denominadas minas de fondo, el problema existía con las minas de orinque. Hasta la entrada en servicio de los dos buques de la segunda serie, eran los buceadores especialistas los encargados de neutralizar este tipo de mina, exponiendo la vida de los mismos al tratarse de una misión muy compleja y arriesgada.

Para solventar este problema, los Duero y Tajo fueron equipados con un nuevo sistema para la neutralización de minas de orinque, mediante la utilización de minisubmarinos desechables (one shot) Minesniper Mk-II de la firma noruega Kongsberg.

Los cuatro cazaminas de la primera serie disponen de dos ROV Pluto Plus, y en su pañol de municiones pueden albergarse hasta 52 cargas explosivas. Por su parte, el los dos buques de la segunda serie se embarca un Pluto Plus y 18 cargas explosivas, y 18 Minesniper (16 vehículos o cabezas de guerra dotados con una carga hueca y 2 vehículos de instrucción).

Se podría considerar que los cuatro primeros están más capacitados para la neutralización de minas de fondo y los dos últimos en las de fondo y orinque, aunque ambas series cuentan con equipos de buceadores especialistas y pueden desempeñar ambas misiones sin mayor problema.

Características de la plataforma

En lo referente a medidas y formas estructurales, a excepción del mástil, no existen diferencias entre las dos series. Son buques de 550 toneladas a plena carga, con 54 metros de eslora total, manga de 10,70 m y un calado de algo más de 2 metros.

La planta motriz está compuesta por dos motores diesel MTU de 560 kilowatios de potencia unitaria, para las navegaciones de crucero, y dos motores eléctricos de bajo contenido magnético y compensación de campos dispersos, de 125 kilowatios de potencia cada uno, para las misiones de caza de minas.

Todo ello está acoplado a dos propulsores tipo Voith-Schneider independientes, lo cual les proporciona una extraordinaria maniobrabilidad. La velocidad máxima es de 14 nudos en tránsito y 7 en caza, con una autonomía de 2.000 millas.

Disponen también de dos hélices transversales a proa que permiten la maniobra en espacios muy reducidos y les permite mantener su posición mediante un sistema de posicionamiento dinámico.

Las formas de los cazaminas de la clase Segura, basados en la clase Sandown británica, proporcionan un excelente comportamiento en la mar, que se traduce en confort y buenas condiciones de trabajo para la dotación, lo que les permite operar en condiciones de estado de la mar de fuerza cinco, o lo que es lo mismo, pueden realizar su misión con olas de hasta 3 metros.

Sistema de mando y comunicaciones

Cuentan con un Sistema de Combate totalmente integrado capaz de detectar, localizar, clasificar, identificar y destruir todo tipo de minas navales. Disponen de un sonar de profundidad variable AN/SQQ-32 para las funciones de exploración y clasificación, pudiendo operar también como sonar de barrido lateral. Los sensores de este sofisticado sonar se encuentran instalados en un cuerpo remolcado que puede desplegarse a más de 200 metros de profundidad, o bien puede funcionar en modo sonar de casco.

El sistema modular integrado de Mando y Control sirve para planificar, evaluar, registrar y efectuar todo tipo de informes relacionados con las Operaciones de Caza de Minas. Incorpora presentación táctica de superficie y submarina de las operaciones e incluye un Subsistema de Navegación para asistir al posicionamiento del buque y localización de objetivos y módulos de acceso a red para interconexión con el sonar, vehículo de control remoto, radar y otros equipos.

En los cazaminas de la segunda serie se han mejorado los sistemas de localización de objetivos de superficie con la incorporación de un segundo radar de navegación de la firma Koden, que complementa al Kelvin-Hughes 1007 instalado en todos los cazaminas; y nuevos equipos de comunicaciones dotados con nuevas antenas de UHF.

También ha sido mejorado el sistema integrado de navegación mediante el empleo de cartas náuticas digitales y se ha instalado un nuevo sistema de identificación y clasificación de fondos.

Cámara hiperbárica

El resto de equipamiento no ha sufrido variación alguna, ambas series cuentan con un sistema de apoyo a buceadores que incluye una cámara hiperbárica de descompresión, equipos de almacenamiento, carga y mezcla de gases de buceo y dos lanchas semirrígidas equipadas con un motor fueraborda silencioso.

Armamento

En lo referente al armamento, además de las ametralladoras portátiles, ambas series incorporan un cañón de 20 mm GAM-B01 como arma principal, que proporciona cierta capacidad defensiva contra objetivos de superficie y aéreos, aunque su principal función es la neutralización de minas en superficie.

Habitabilidad

Otro aspecto que se ha intentado mejorar es el de habitabilidad. Los cazaminas de la clase Segura adolecen de grandes espacios para ubicar todo lo necesario para permanecer largas estancias en la mar, recordemos que no son buques muy grandes y su dotación es de 40 personas.

Por tal motivo, en los buques de la segunda serie, se ha intentado mejorar la habitabilidad con el aprovechamiento de algunos espacios muertos, ahora habilitados como pequeños armarios.  También se han introducido algunas mejoras interiores con la sustitución de la oficina por una cámara para cabos 1º, con el fin de hacer más llevaderas las horas de descanso.

Revista  Los cazaminas de la clase Segura