La capacidad anfibia de la RAN

La Royal Australian Navy (RAN) se encuentra actualmente inmersa en un plan de modernización de sus unidades navales más importantes. Dicho plan, incluye la adquisición de nuevos escoltas, la modernización de los actuales y la renovación total de sus buques de transporte y asalto anfibio

07/09/2012.- Por Javier Sánchez

La Marina de guerra australiana, hasta hace bien poco, no tenía una fuerte tradición en lo referente a la denominada guerra anfibia, más bien todo lo contrario, aunque ha sabido mantener en práctica su experiencia con la participación de sus Fuerzas Armadas en distintos escenarios bélicos donde las operaciones anfibias destacaron por su gran transcendencia.

En 1914, la denominada Australian Naval and Military Expeditionary Force (ANMEF), participó en la toma de las posesiones coloniales alemanas en Nueva Guinea y en el archipiélago de Bismarck, siendo considerada como la primera operación anfibia donde participaron las tropas australianas. Un año más tarde, concretamente el 25 de abril de 1915, se llevó a cabo el desembarco de Gallipoli, de infausto recuerdo por su desastrosa ejecución.

Durante la Segunda Guerra Mundial, unidades especiales del Ejército australiano se unieron a las tropas británicas participando en diversas operaciones anfibias realizadas en Europa, África y, sobre todo, en las numerosas batallas desarrolladas en los archipiélagos del Pacífico.

La postguerra mundial

En el periodo de postguerra y hasta bien entrada la década de los  años 80 del pasado siglo, la RAN fue perdiendo su capacidad anfibia. Primero, con la retirada de su flotilla anfibia en junio de 1950, compuesta por los buques de desembarco Labuan (ex-LST 3501), Lae (ex-LST 3035) y Tarakan (ex-LST 3017), del tipo LST(3) o Landing Ship Tank, de origen británico.

El otro motivo significativo fue, sin duda, de índole estratégico: sin una amenaza claramente definida, las Fuerzas Armadas de Australia tan sólo deberían defender su territorio, renunciando por completo a su proyección estratégica, llegando a finales de la década de 1980 con una capacidad anfibia prácticamente nula, aunque manteniendo su doctrina mediante el adiestramiento de sus tropas y la existencia del buque de desembarco Tobruk L50 y los lanchones del tipo LCU, o Landing Craft Utility, de la clase Balikpapan.

A mediados de la década de los 90, una serie de conflictos político-económicos suscitados en la región asiática y el Pacífico cambió por completo la mentalidad estratégica establecida. La RAN y el Ejército en particular, se vieron en la necesidad  de adoptar una nueva orientación estratégica para salvaguardar los intereses regionales del país y mantener el estado de paz en la zona.

Como parte de ese planteamiento se decidió ampliar la capacidad anfibia con la adquisición de dos buques de desembarco de la clase Newport, concretamente los USS Saginaw (LST 1188) y USS Fairfax County (LST 1193), siendo rebautizados como Kanimbla 51 y Manoora 52, respectivamente.

Con la llegada de estos buques y su costosa transformación en transportes de tropas del tipo LPA o Landing Personnel Amphibious, la RAN multiplicó considerablemente su capacidad de transporte de tropas y material, así como su capacidad operativa, proporcionando al contingente armado embarcado el apoyo aéreo necesario y los servicios médicos requeridos para actuar en situaciones de crisis reales.

Por su parte, el Ejército actualizó y potenció su capacidad de asalto anfibio con la adquisición de nuevos medios de desembarco y helicópteros de transporte Blackhawk, permitiendo a la Marina de guerra activar, en marzo de 2000, su renovado AASG  o Amphibious and Afloat Support Group, siendo basado en Garden Island (Sydney) y compuesto por los nueve buques existentes.

Desde su reorganización, las fuerzas anfibias australianas han intervenido en distintos escenarios prebélicos o situaciones de alto grado geoestratégico destacando, entre otros, el apoyo prestado en Bougainville, la intervención en Timor Oriental, Golfo Pérsico, Irak, Islas Salomón; y participando también en labores de ayuda humanitaria como consecuencia de los tsunamis que asolaron la zona asiática en 2004.

En los últimos años, las Fuerzas Armadas han adquirido una gran conocimiento en este tipo de misiones pacificadoras y como consecuencia, se han visto en la obligación de desarrollar una nueva doctrina operativa basada principalmente en el empleo de sus fuerzas terrestres y material aéreo desde buques de la RAN.

Debido a la creciente relevancia de tener a disposición los medios adecuados que permitan proyectar una fuerza allí donde sea necesario, y sostenerla durante un periodo prolongado de tiempo, en agosto de 2005 el Gobierno australiano aprobó un plan económico que permitirá renovar toda su Flota anfibia, entre otros, con la adquisición de dos grandes buques de proyección del tipo LHD o Landing Helicopter Dock, de diseño español, similares al Juan Carlos I, y lanchas de desembarco basadas en las LCM-1E en servicio en la Armada española.