Menú principal


Revista Naval (RevNav)

ISSN 1885-3331

Viernes, 21 de julio de 2017

Siga a @RevistaNaval en Twitter Seguir en Twitter

Noticias del Mundo | Noruega

Noruega debate la gestión del apoyo al ciclo de vida de los programas de Defensa

Aftenposten publica una serie de informaciones que cuestionan la gestión de los medios materiales de las Fuerzas Armadas noruegas. La operatividad de las fragatas Fridtjof Nansen estaría bajo mínimos por falta de personal y repuestos

 Compartir en Twitter Twitter  Compartir en Facebook Facebook

02/10/2013.- Aftenposten inició el 29 de septiembre la publicación de una serie de artículos [1] [2] que ponen en cuestión la gestión de los medios materiales de las Fuerzas Armadas noruegas y su preparación para el combate. El diario de Oslo se refirió en concreto a la situación operativa de las cinco fragatas de la clase Nansen. El escenario descrito por el rotativo denuncia la crónica falta de personal para completar las dotaciones de los buques, lo que se traduciría en una merma de la operatividad y el mantenimiento.

El periódico noruego califica la situación de la Armada como crítica debido a la falta de repuestos, en alusión a la práctica de intercambiar equipos tomados de otras unidades para mantener a las que están en operación. Este sería el caso de la fragata Otto Sverdrup, que en la actualidad se encuentra inmovilizada y con dotación reducida. Según Aftenposten solo la fragata Fridtjof Nansen se encuentra operativa, mientras que el resto de buques no navegan o lo hacen de forma esporádica, lo que reduce el adiestramiento de sus dotaciones y sus capacidades militares.

La Armada defiende el protocolo operativo de los buques

La Armada reconoció algunos extremos de la información a través de su portavoz oficial Nils Kristian Haugen. Frente a las críticas que consideran que la Marina nórdica debería haber optado en su momento por la compra de 3 unidades, Haugen señaló a Aftenposten que el número de 5 buques fue considerado como el mínimo necesario para el desempeño de las misiones que tienen encomendadas las fragatas.

En condiciones normales y según el protocolo de operación de la Armada, de los 5 buques en servicio, 3 están en situación activa o en condiciones para alcanzar la operatividad en un corto periodo de tiempo. Las otras 2 fragatas se encontrarían en distintas situaciones: una de ellas sometida a obras de mantenimiento y actualización durante su periodo de inmovilización programada; mientras que la otra estaría en situación de baja disponibilidad -este es el caso de la Otto Sverdrup actualmente- con una dotación reducida, sirviendo como plataforma para el adiestramiento de nuevas dotaciones, y como eventual fuente de repuestos para los buques en situación operativa.

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa, general Harald Sunde, que dejará el cargo próximamente, rechazó hablar en términos de «crisis en la Armada» para referirse a la situación tal y como la califica la prensa generalista. En una entrevista concedida a Aftenposten y publicada este martes, Sunde defendió el protocolo de operación 3+2 de los buques, destacando el papel que está desarrollando -también a ojos de los aliados- la fragata Fridtjof Nansen al frente de la Agrupación Naval Permanente Número 1 (SNMG-1) de la OTAN en el operativo Ocean Shield de lucha contra la piratería marítima en la costa oriental de África. También defendió el préstamo de equipos entre buques, que definió como «una medida bien conocida y deseable, que evita duplicidades en la adquisición de repuestos».

Tres dotaciones operativas

En referencia a las críticas sobre la falta de personal para cubrir los destinos a bordo de los buques, Sunde detalló que para el despliegue de la Fridtjof Nansen, el buque cuenta con dos dotaciones completas que se dan relevo periódicamente. De esta forma se pretende distribuir la carga del despliegue ofreciendo descanso a las dotaciones y proporcionando la oportunidad de adquirir adiestramiento y experiencia en entornos operativos reales a un número más amplio de marinos.

Durante sus periodos de descanso, los miembros de la segunda dotación podrían ser activados en otros buques en caso de necesidad, apuntó el jefe noruego, que no quiso entrar en valoraciones acerca de la capacidad de combate de los buques: «el estado técnico detallado de las fragatas es información clasificada», pero defendió que las naves están en condiciones de salir a navegar con sus dotaciones al 100% y con sus sistemas preparados para enfrentar escenarios operativos exigentes.

Apoyo al ciclo de vida

Las fuentes citadas por Aftenposten denuncian que uno de los mayores problemas que enfrenta en la actualidad la Defensa noruega es la operación de los sofisticados sistemas de armas y su alto coste de mantenimiento. Con la vista puesta en la adquisición de sistemas como el avión F-35, que deberá sustituir a los F-16, los analistas consultados por el rotativo apuestan por repercutir el coste del apoyo al ciclo de vida en el montante global del contrato.

Fragata F-310 «Fridtjof Nansen» el día de su botadura, el 3 de junio de 2004 (Foto: Revista Naval)
Fragata F-310 «Fridtjof Nansen» el día de su botadura, el 3 de junio de 2004 (Foto: Revista Naval)

En su momento el alto mando militar decidió no incluir el paquete de apoyo al ciclo de vida en el contrato para la adquisición de las fragatas a Navantia (entonces Izar): «el ministerio de Defensa en particular estaba muy concernido acerca de los costes operativos, mientras que los gestores del proyecto estaban más preocupados por obtener el mayor número de fragatas en precio y plazo».

Hans Georg Hygen, gestor del proyecto de adquisición de las fragatas en el ámbito del Órgano Logístico de la Defensa de Noruega NDLO (FLO en sus siglas en noruego) defendió esta postura, ya que en el momento de la firma del contrato para la construcción de los buques aún no se había decidido sobre muchos de los subsistemas que habrían de equiparlos: «fue una decisión consciente, antes de adquirir repuestos en grandes cantidades decidimos aguardar a obtener suficiente experiencia operativa, tanto por parte de la Armada como de NDLO». Por ello se decidió adquirir solo repuestos de partes críticas o que requieren un largo proceso de obtención desde el momento de su solicitud, así como aquellos cuyo reemplazo era previsible por el uso, «hicimos un detallado análisis del coste del ciclo de vida, usando fuentes propias y externas. Los reportes que estoy recibiendo acerca del desempeño operativo de las fragatas certifican nuestros análisis de entonces». Hygen declaró a Aftenposten que en su opinión se obtuvieron buques de buena calidad a un coste asequible.

En junio de este año, y con todos los buques entregados y plenamente operativos, Noruega contrató con Navantia el mantenimiento, por un periodo de tres años, del SICP/ICMS de los buques y de los equipos y sistemas proporcionados por Navantia.

Los patrulleros Skjold en entredicho

El desequilibrio entre el gasto dedicado a adquisiciones y el consignado para el mantenimiento de los sistemas a lo largo de su vida operativa centran buena parte de las críticas sobre la Armada. Según refirió a Aftenposten el diputado conservador Ivar Kristiansen, cuyo partido encabeza la coalición de centro-derecha que relevará a los laboristas al frente del ejecutivo noruego tras las elecciones del pasado 9 de septiembre, la compra de los 6 patrulleros furtivos de la clase Skjold, construidos en los astilleros locales de Umoe en Mandal, al sur del país, son una de las razones de la disparidad entre la inversion en equipamiento y el mantenimiento de las fragatas.

Según Kristiansen, el proyecto de los Skjold fue llevado adelante a pesar de la resistencia de los dos anteriores jefes de Estado Mayor de la Defensa, Sverre DiesenSigurd Frisvold. Finalmente aprobado por el Gobierno, Diesen llegó a sugerir -recordó el diputado conservador- que se adquirieran, pero que no entraran en servicio. Abundando en esta línea, Aftenposten cita a fuentes que califican de poco realista por parte de la Armada la opción de operar en un futuro próximo de forma simultánea los patrulleros de la clase Skjold y los nuevos submarinos que habrán de sustituir a la clase Ula después de 2020.

Análisis | Transparencia informativa y modelo de Fuerzas Armadas

Por segunda vez en pocos meses, el jefe del Estado Mayor de la Defensa de Noruega, general Harald Sunde, tiene que salir al paso de declaraciones acerca de la situación de las Fuerzas Armadas. El antecedente se situa a comienzos de mayo de este año, cuando su predecesor Sverre Diesen asumió en una entrevista las dudas acerca de la capacidad real para el combate de las distinas unidades, expresadas en un informe del think tank neoliberal Civita, firmado por el ex-jefe del Centro de Investigación de la Defensa de Noruega (FFT) Nils Holme.

La opinión general entre analistas y parlamentarios de la oposición es que los informes proporcionados por el alto mando militar sobre los aspectos relativos a la preparación para el combate de las distintas unidades militares del Ejército noruego edulcoran la realidad, y que ni siquiera en las reuniones más restringidas del Parlamento se tiene acceso a información sobre la realidad operativa de las FAS.

En el fondo del problema se encuentra también el modelo de Fuerzas Armadas de un país de apenas 5 millones de habitantes y con una alta renta per cápita, gracias en muy buena parte a los ingentes ingresos procedentes de la explotación de los recursos energéticos que se encuentran en su zona económica exclusiva.

Pasando revista a marineros conscriptos de la dotación de la fragata «Thor Heyerdahl» (Foto: Revista Naval)
Pasando revista a marineros conscriptos de la dotación de la fragata «Thor Heyerdahl» (Foto: Revista Naval)

El modelo de conscripción obligatoria para los hombres -y pronto también para las mujeres, ya que en junio se aprobó la obligatoriedad del servicio militar, hasta ahora voluntario- se ve también desde algunos sectores como un handicap para la operatividad de las unidades, debido a la rápida rotación del personal, que impide alcanzar niveles adecuados de adiestramiento y operación en la utilización de sistemas de armas cada vez más complejos.

 

Información relacionada

Fotografías

Haga clic aquí para ver la imagen
Esta imagen simboliza el relevo de las dotaciones en el marco de la operación Ocean Shield. El comandante Ståle Pedersen (izquierda) entrega el mando a su relevo, comandante Petter Kammerhuber (derecha) el 17 de julio en el puerto de Victoria, Seychelles (Foto: Jon Vaag Eikeland/Ministerio de Defensa de Noruega)

 Hay 3 fotografías asociadas

Publicidad

← atrás  ↑ arriba


COPYRIGHT © 2001-2017 Revista Naval   Apartado de Correos 32 15401 Ferrol Galicia (España)   redaccion@revistanaval.com