Patrullero oceánico Río Miño

Patrullero oceánico Río Miño

12/10/2018 Con esta entrada comienzo el repaso de algunas unidades singulares que han recalado en Barcelona a lo a largo de 2018. Hoy, y ya que estamos celebrando la festividad del Pilar, patrona de la Guardia Civil, traigo a esta página al patrullero oceánico Río Miño, que giró visita a finales de marzo y del cual que no tenía registros previos en nuestra ciudad.

El Río Miño (ex Tensho Maru No. 28) es el primer buque con esta clasificación –oceánico– con que contó el Servicio Marítimo de la Guardia Civil (SEMAR), siendo entregado oficialmente el 1 de septiembre de 2007 en Las Palmas de Gran Canaria. Por aquel entonces la nota oficial lo declaraba como buque oceanográfico, y pronto se vería acompañado por otra unidad adquirida de oportunidad, el añoso supply Britannia Uno que se convertía en el buque oceánico Río Tajo en 2008, año en el que se encargaba a Astilleros Gondán la primera unidad oceánica construida ex novo para el SEMAR, el patrullero Río Segura de 73 metros de eslora.

Río Miño

De silueta un tanto desgarbada por su ligero asiento a popa, este antiguo palangrero japonés fue construido por Kanasashi en sus astilleros de Shimizu (Shizuoka) en 1984. Tras varios cambios de nombre y un fugaz paso por el registro panameño, el buque fue adquirido para la Guardia Civil, siendo transformado por Astilleros Armon en Burela en 2007.

El Río Miño desplaza 605 toneladas (1.218 t a plena carga) y tiene unas dimensiones de 50,81 metros de eslora por 8,6 m de manga y 3,3 m de calado. Está propulsado por dos motores diésel que le suministran potencia para alcanzar los 10-12 nudos. Su autonomía le permitiría patrullar 22.000 millas (aproximadamente 3 meses) sin necesidad de tocar puerto.

Lo más reseñable a nivel operativo, de entre su discretísimo cuadro de características, quizás sean las dos embarcaciones semirrígidas de 7,7 metros con las que cuenta, así como la casi testimonial cubierta de vuelo que cierra a popa del buque. Esto y su tamaño, como decimos en su momento fue el mayor buque del SEMAR, y su puesta en servicio supuso una progresión en el desarrollo de este servicio, ya que le permite disponer de un buque con capacidad de permanencia en la mar y a larga distancia de su base, operando como nodriza de sus embarcaciones auxiliares, actuando en la prevención y la lucha contra el tráfico de ilícitos, el tráfico ilegal de personas, y el control medioambiental del medio marino y de los recursos pesqueros y medioambiental, entre otros cometidos.

 


Barcelona Naval


Una mirada cercana a la actualidad de la capital marítima española

Javier Sánchez GarcíaJavier Sánchez García (Barcelona, 1964) es coeditor de Revista Naval. Como analista naval desde hace tres décadas documenta las visitas de buques de guerra al puerto de Barcelona. Su archivo cuenta con más de 80.000 imágenes, en película y digital, que han ilustrado una docena de libros y numerosas publicaciones especializadas. Es colaborador del Museo Marítim de Barcelona, al que ha donado varias colecciones de fotografías. También colabora con el anuario Combat Fleets of the World que edita el U.S. Naval Institute.

Fuente RSS

Blogs en Revista Naval

Buscador

Entradas recientes del blog

Archivo del blog

Blogs  Barcelona Naval por Javier Sánchez