Menú principal


Revista Naval (RevNav)

ISSN 1885-3331

Lunes, 21 de agosto de 2017

Siga a @RevistaNaval en Twitter Seguir en Twitter

Entrega de la bandera de combate al cazaminas M 35 «Duero»

La corporación municipal de la localidad levantina de Calp ya había entregado la enseña de combate de su predecesor, el dragaminas «Duero».

12/07/2005 · Fotos vía Javier Peñuelas El pasado 1 de julio, en el puerto pesquero de Calp, tuvo lugar la entrega de la bandera de combate por parte del Ayuntamiento de esta ciudad al cazaminas de la Armada española M 35 «Duero».

El acto estuvo presidido por el Excmo. Almirante Jefe de la Flota, Ángel Manuel Tello, siendo amadrinado el buque por Dña. Clara Mulet, esposa del alcalde de la ciudad levantina, D. Javier Morató.

Hay que reseñar que esta misma ciudad amadrinó la bandera de combate al viejo dragaminas «Duero», del cual el moderno cazaminas de la clase «Segura» heredó el nombre. Por otra parte, con este acto suponemos que se satisface en parte la petición que había elevado a finales de 2003 el alcalde calpino al entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, solicitando que la Armada bautizara a alguna de sus unidades con el nombre de «Peñón de Ifach», en honor al notable accidente natural que da carácter a la orografía de la localidad levantina.

Durante el acto, el comandante del cazaminas M 35 «Duero», capitán de corbeta Antonio Azpeitia, se dirigió a las autoridades civiles y militares y al publico asistente con las siguientes palabras:

Discurso del comandante Azpeitia
Querida madrina, Excmo. Sr. almirante, Ilmo. Sr. alcalde de Calpe, Excmas. e Ilmas. autoridades, Sres. jefes y oficiales, dotación, familias y querido pueblo de Calpe.

Existen pocos actos en la vida de un buque más solemnes y cargados de emoción que la entrega de la bandera de combate; sentimiento que se refuerza al recibirla en este marco incomparable, a los pies del peñón de Ifach, de un hermoso pueblo como Calpe con una historia y una realidad ligada a la mar.

Este acto sirve, además, para hermanar al pueblo con la Armada y recordarnos que todos unidos, cada cual en nuestros diferentes quehaceres y responsabilidades, debemos esforzarnos cada día por hacer más grande España y proporcionar un futuro mejor a nuestros hijos, lleno de paz, y prosperidad.

Así pues, como comandante del buque me llena de orgullo y satisfacción encontrarme aquí, en Calpe, y quisiera, en nombre de toda la dotación, agradecer a los calpinos, representados por su alcalde y su esposa, la madrina, la entrega de esta hermosa bandera de España.

Pero la relación de Calpe con la Armada viene de lejos, no solo porque muchos de sus hijos hicieron en su día el servicio militar en buques y unidades de la Armada, sino porque no en vano esta es la tercera vez que entrega una bandera de combate a un buque de la Armada. Las dos primeras al dragaminas «Duero», ya desaparecido, una en 1972 y posteriormente en 1984 la bandera constitucional.

Y hoy, más de veinte años después, la recibe uno de sus herederos, el cazaminas que lleva su mismo nombre, el «Duero», una de las más modernas unidades de la Armada, con apenas un año de vida, que junto con sus hermanos los cazaminas «Segura», «Sella», «Tambre», «Turia» y «Tajo», y con el buque de mando «Diana», construidos todos en los astilleros de Navantia en Cartagena, constituyen el núcleo de la Fuerza de Medidas Contraminas de la Armada, una Fuerza a la vanguardia y la altura de las mejores marinas de nuestro entorno como así lo ha demostrado a lo largo de estos años.

Pero un buque no es nada sin su gente, su dotación y permitidme que me dirija a ellos que hoy forman orgullosos en cubierta. Hace ya dos años iniciamos juntos nuestra singladura en el «Duero». Lo hemos visto nacer y hoy, con esta brillante ceremonia, ponemos broche de oro a un primer año de vida intenso y no siempre fácil. Habéis tenido en todo momento un comportamiento ejemplar y quisiera, por tanto, mostraros públicamente mi satisfacción y reconocimiento, a vosotros y vuestras familias, por vuestra callada labor, que ha permitido que el «Duero» sea hoy una realidad y nos encontramos listos para cumplir los cometidos que nos encomienden. Muchas gracias.

Pero es la bandera, nuestra querida bandera de España, la verdadera protagonista de esta ceremonia, símbolo de la patria común de todos los españoles, de nuestra historia, nuestra realidad y nuestros anhelos de paz y prosperidad.

Recibirla nos llena de emoción y supone para nosotros un alto honor y un acicate para que, con la ayuda de la virgen del Carmen, nuestra patrona y guía, sepamos cumplir con nuestro deber, por difícil que sea, y estemos en todo momento a la altura de las circunstancias, en línea con la mejor tradición de la Armada.

Cuando dentro de unos instantes tenga el honor de izar la bandera a bordo quedará indisolublemente unida al buque, hasta que un lejano día, cuando el «Duero» rinda su última singladura, su último comandante, hoy posiblemente un muchacho, la arrie y entregue al Museo Naval, donde descansará junto con el resto de banderas que un día ondearon en los antiguos buques de la Armada, con la satisfacción del deber cumplido como testigo mudo y orgulloso de la vida del «Duero».

Quisiera finalizar reiterando mi agradecimiento a los calpinos y sus autoridades por todas las muestras de cariño y afecto que han tenido con el buque y su dotación, y con el ferviente deseo de que a partir de hoy, la relación entre el «Duero» y Calpe sea algo vivo, ya que no dudéis que allá donde nos encontremos llevaremos siempre en nuestros corazones un trozo de este hermoso rincón mediterráneo.

Muchas gracias.

Información relacionada

Fotografías

Envíe sus comentarios sobre esta información a la Tribuna del lector.

← atrás  ↑ arriba

Haga clic aquí para ver la imagen

El M 35 «Duero» atracado en el muelle de Calp. En primer plano la compañía de honores de la Infantería de Marina, y al fondo, el peñón de Ifach (foto: vía Javier Peñuelas / RevistaNaval.com)

Álbum de imágenes


COPYRIGHT © 2001-2017 Revista Naval   Apartado de Correos 32 15401 Ferrol Galicia (España)   redaccion@revistanaval.com