Menú principal


Revista Naval (RevNav)

ISSN 1885-3331

Lunes, 21 de agosto de 2017

Siga a @RevistaNaval en Twitter Seguir en Twitter

Baja del «Ebro» y «Odiel»

El día amaneció gris y lluvioso en Cartagena, a diferencia de la tónica general de esta tierra, donde los días en los que va a tener lugar un evento importante, amanecen luminosos y claros.

27/02/2005 · Por Diego Quevedo Carmona Pero es que el evento del viernes 25 de febrero en Cartagena, lo era de tristeza, de ahí que quizás la climatología decidiese sumarse a la pena que ha supuesto ver desaparecer de la Lista Oficial de Buques de la Armada (LOBA), a los dos últimos buques procedentes de la Ayuda Americana, llegados a España en la lejana década de los años 50.

Ni los más optimistas vaticinaron en su día que estos buques llegaran a conocer el siglo XXI, pero ya se ve que lo han logrado, sobrándoles además casi un lustro.

El acto, presidido por el Almirante jefe del Arsenal de Cartagena, dio comienzo a las once de la mañana siendo el escenario elegido el muelle Juan de Borbón del Arsenal cartagenero.

Tras darse lectura a las órdenes de baja de ambos buques, se procedió a arriar la bandera del M22 «Ebro», para instantes después, hacer lo propio con el M26 «Odiel», que se convertía así en el que más tiempo ha estado oficialmente en activo.

Eran las 11 horas y 20 minutos de la mañana, cuando sonaba el himno nacional por segunda vez, antes lo había hecho para arriar la del «Ebro», y desde ese momento la Armada quedaba huérfana de unos buques estupendos, sobre los que a lo largo de varias décadas se escribieron varios lemas, siendo los dos más conocidos los de «Donde va la Flota... ¡¡nosotros ya estuvimos!!», o el más conocido de «Barcos de madera para dotaciones de hierro».

El hecho de interpretarse por dos veces el himno nacional, hizo a los militares presentes saludar militarmente en dos ocasiones, mientras el público presente se ponía respetuosamente en pie, a excepción de un reducido grupo de prensa acreditada que hicieron caso omiso de la megafonía cuando se dijo lo de «se ruega al público presente se ponga en pie...», actitud que repetirían cuando las banderas desfilaban escoltadas por la guardia de Arsenales...

Desde ayer, la Armada ya no tiene barcos de madera, aunque siga teniendo dotaciones aún escasas pero de hierro, lo que quizás ya no tenga son invitados que posean un mínimo de respeto hacia algo tan especial para muchos de nosotros como es el arriado o desfile de la bandera nacional, a pesar de habérselo advertido. Una pena.

Diego Quevedo Carmona

Información relacionada

Fotografías

Envíe sus comentarios sobre esta información a la Tribuna del lector.

← atrás  ↑ arriba

Haga clic aquí para ver la imagen

Las popas del «Ebro» y del «Odiel», instantes antes del arriado definitivo de sus respectivas banderas (Foto: Diego Quevedo Carmona)

Álbum de imágenes


COPYRIGHT © 2001-2017 Revista Naval   Apartado de Correos 32 15401 Ferrol Galicia (España)   redaccion@revistanaval.com