Menú principal


Revista Naval (RevNav)

ISSN 1885-3331

Martes, 22 de agosto de 2017

Siga a @RevistaNaval en Twitter Seguir en Twitter

Novedosa visita a Cartagena de un submarino polaco, el S-296 «Bielik»

El lunes 31 de enero entró en Cartagena, por primera vez en la milenaria historia de este puerto, un submarino perteneciente a la Marynarka Wojenna, es decir, la Armada de Polonia.

31/01/2005 · Por Diego Quevedo Carmona Se trata del S-296 «Bielik», todo un veterano de las profundidades toda vez que su quilla se arboló en los astilleros alemanes Rheinstahl–Nordseewerke, de Emden, en la Baja Sajonia, un más que lejano 8 de septiembre de 1966.

Su botadura tuvo lugar el 27 de enero de 1967 y el 12 de junio de ese mismo año causaba alta en las filas de la Armada de Noruega como el S-309 «Svenner», que también por esas mismas fechas aproximadas recibía de los citados astilleros nada menos que otros trece submarinos, todos del tipo conocido como 207.

Esa estupenda escuadrilla de submarinos sirvió durante muchos años en la Armada noruega, hasta que el paso de los años hizo que se fuesen poco a poco desguazando algunos, mientras otros eran modernizados y vendidos en el mercado de segunda mano, enrolándose en otras Armadas de países vecinos como Dinamarca, que adquiriría tres de ellos.

De la larga serie original de 14 unidades, cuatro de ellos sirven hoy día en la Armada de Polonia, pues además del «Bielik», lo hacen los «Kondor», «Sökol» y «Sep», (ex–noruegos «Kunna», «Stord» y «Skolpen», respectivamente).

Estos cuatro submarinos citados, que forman hoy día la espina vertebral de la fuerza submarina polaca junto al «Orzel», un clase Kilo de fabricación soviética, fueron retirados del servicio en la Armada noruega en el año 2001, cuando aún estaban en un aceptable estado operativo a pesar de su veteranía, y en ellos se fijaron los responsables de la Armada polaca que comenzaron entonces a hacer gestiones para adquirirlos, gestiones que culminarían el 18 de enero de 2002 en que se hizo público al acuerdo alcanzado.

Así, el hoy denominado «Sökol» engrosó las listas de la Armada polaca el 25 de mayo de 2002 y el 5 de agosto siguiente se abanderaba al «Sep». En 2003 se entregaría el «Bielik» y finalmente en 2004 el «Kondor».

Todos ellos son de pequeñas medidas, tan solo 47,4 metros de eslora, 4,6 de manga y 4,3 de puntal. Están propulsados por dos motores diesel MTU de 1.200 caballos, que le proporcionan 12 nudos en superficie y 18 en inmersión. Llevan una sola hélice y su autonomía es importante, del orden de 5.000 millas a una velocidad de 8 nudos, que para un submarino convencional diesel–eléctrico tan antiguo está sobradamente bien.

Su armamento se compone de 8 tubos lanzatorpedos del calibre estándar de 533 mm y su cota máxima operativa se sitúa en los 200 metros.

Diego Quevedo Carmona

Fotografías

Envíe sus comentarios sobre esta información a la Tribuna del lector.

← atrás  ↑ arriba

Haga clic aquí para ver la imagen

(Foto: Diego Quevedo Carmona)

Álbum de imágenes


COPYRIGHT © 2001-2017 Revista Naval   Apartado de Correos 32 15401 Ferrol Galicia (España)   redaccion@revistanaval.com