Menú principal


Revista Naval (RevNav)

ISSN 1885-3331

Martes, 25 de julio de 2017

Siga a @RevistaNaval en Twitter Seguir en Twitter

Especial

 

Crónica del Festival Naval de Bélgica 2002

Crónica del Festival Naval de BélgicaPor Sergio Echeverría, desde Zeebrugge.

 

Como cada año durante estas fechas tuvo lugar en la base naval de Zeebrugge el festival naval de Bélgica. Los días 12, 13 y 14 de julio se reunieron una serie de buques de guerra de todos los tipos, tamaños y países para hacer las delicias de los aficionados a las fuerzas armadas, y en especial a la Marina. Esta es la desenfadada crónica que nos envía a pie de escala nuestro colaborador Sergio Echeverría.

Esta es la primera vez que acudo al Festival y no deja de sorprenderme la cantidad de actos y eventos que se llevaron a cabo durante estos tres días. Tuve la suerte de acudir los días 12 y 13 de julio, la primera vez en tren y la segunda en coche desde Bruselas, donde actualmente resido.

El viaje en tren fue agradable, ya que los últimos kilómetros para llegar a las puertas de la base fueron mediante una locomotora a vapor con vagones a la antigua usanza, realizando un viaje más placentero y divertido. El tiempo no acompañaba, estuvo nuboso y con chubascos durante todo el fin de semana, pero a pesar de ello mis esperanzas por ver un buen festival no se vieron defraudadas.

La organización incluyó este tren de época entre los atractivos del Festival

Llegué a la entrada de la base y me sorprendió agradablemente el ver la cantidad de buques amarrados a los muelles, al fin y al cabo ¡no todos los días se tiene ocasión de ver a más de quince buques de guerra de diferentes tipos y países! ¡Y encima uno de ellos enarbolando el estandarte español!

A la entrada del recinto de exposición se presentaban, en primer lugar, varios pabellones donde se informaba sobre la marina anfitriona (en este caso la armada belga), exhibiendo desde maquetas de los buques actuales y antiguos, hasta objetos y uniformes de las dos guerras mundiales, pasando por algunos stands de información para la captación de jóvenes belgas en sus Fuerzas Armadas.

A buen seguro, muchos de nuestros "captadores" del Ministerio de Defensa español podrían tomar buena nota, porque ciertamente es mucho más fructífera y, sobre todo, realista, la propaganda belga acerca de su Ejército.

En el exterior de los pabellones se podían contemplar, en exposición estática, varios vehículos de época restaurados, procedentes de la segunda guerra mundial, especialmente Jeeps del Ejército belga, siendo la mayor parte de ellos propiedad de coleccionistas particulares.

Vehículos de la SGM

A continuación accedí al dique Nº 1, desde donde se podía contemplar a la mayor parte de buques participantes en el Festival. Este dique era la principal zona de actos, donde se podía desde oír a las orquestas participantes y comer, o tomarse una cerveza "Leffe", la cerveza más típica de Bélgica, todo ello teniendo una bonita vista de todo el muelle con los buques de guerra. Una vista realmente atractiva para cualquier aficionado a los temas navales. Los buques que se encontraban en este muelle el día 12 eran:

  • Buque Logístico A-960 Godetia (Bélgica).
  • Buque Oceanográfico A-962 Bélgica (Bélgica).
  • Patrullero P-41 Orla (Irlanda).
  • Buque Oceanográfico 265 Heweliusz (Polonia).
  • Cazaminas M-71 Kursis (Lituania).
  • Guardacostas A-963 Stern (Bélgica).
  • Buque para Submarinistas M-611 Vulcain (Francia).
  • Fragata F-910 Wielingen (Bélgica).
  • Fragata F-911 Westdiep (Bélgica).
  • Patrullero P-6129 Wiesel (Alemania).
  • Patrullero Raïs Charkoui 320 (Marruecos).
  • Navío de Instrucción 210 Smolniy (Rusia).
  • Fragata F-812 Jacob Van Heemskerck (Holanda).
  • Fragata F-75 Extremadura (España).
  • Fragata F-78 Kent (Reino Unido).

El primer buque que visité fue la patrullera del tipo OPV 64 Raïs Charkoui 320 de la Marina Real de Marruecos. Se había producido el día anterior el asalto por parte de gendarmes marroquíes a la isla de Perejil, y yo quería ver cuáles eran las reacciones y comentarios de estos militares marroquíes ante la invasión que hicieron sus compañeros de armas. Además quería conocer de primera mano que era lo que tenía realmente la Marina Real Marroquí en su lista de buques... y qué mejor forma que examinando todos los resquicios de una de las patrulleras principales del reino Alauita.

Patrulleros de las Armadas alemana y marroquí, respectivamente.

El armamento que encontré en este buque fue escaso, encontrando sólo 2 ametralladoras bitubo de 37 mm. Pero en cuanto al barco en sí me sorprendió su gran modernidad respecto a otros buques marroquíes (es actualmente de las patrulleras más modernas de esta Armada), y en especial, su pequeño dique con una zodiac semirrígida que puede ser largada abriendo el portón popel del buque.

Merece destacar también que al estar dentro del buque me di cuenta que en muchos camarotes se podían ver tanto fotos de Mohamed VI como de su padre Hassan II, lo que da a entender que en la Marina Real, y supongo que en todas las Fuerzas Armadas, aun se acuerdan del anterior monarca Alauí.

Los marineros y oficiales del buque fueron bastante amables, aun sabiendo que yo era español, tanto que no reparaban en ofrecer respuesta a cualquier pregunta acerca del barco, y además me enseñaron todo el buque, camarote por camarote. Eso sí, sobre Perejil no me dijeron nada de nada.

Después de este pequeño viaje por el Magreb me arrimé a la patrullera alemana P-6129 Wiesel. Esta patrullera de la clase Gepard (Tipo 143A), con una tripulación de 34 hombres tiene como principales armas un cañón Oto-Melara de 76 mm, 4 misiles MM38 Exocet (en dos lanzadores dobles) y como final un sistema antimisil RAM, siendo una patrullera muy poderosa por su armamento y rápida, llegando incluso a velocidades superiores a los 35 nudos.

La fragata F-75 Extremadura abarloada a su homóloga británica de la clase Duke

A continuación me dirigí al buque que más me interesaba de todo el festival, la fragata F-75 Extremadura. Para llegar a este buque había que pasar antes por el buque británico F-78 Kent, ya que estaban abarloados. La F-78 Kent, fragata del tipo 23 (clase Duke), tiene como principal característica su lanzador vertical con capacidad para 32 misiles Sea Wolf: al verlo desde el puente de mando, la gente se sorprendía de la cantidad de mísiles que podían caber en apenas unos metros cuadrados, además era anecdótico porque desde arriba parecía una sala con mesas redondas y todas ellas con manteles blancos.

Entre otras armas se podía ver perfectamente los Harpoon, 2 ametralladoras de 30 mm y por supuesto el cañón de 114/55 mm junto al lanzador de misiles Sea Wolf, haciendo la vista desde el puente de mando realmente impresionante. Este tipo de buques suelen embarcar también un helicóptero Sea Lynx, pero en este caso no lo llevaba.

Posteriormente pasé a la fragata F-75 Extremadura. Este buque lleva mas de 25 años de servicio en la Armada, pero aun con algún achaque que otro, sigue realizando sus operaciones y maniobras casi al 100%, como si estuviera en sus primeros años de servicio.

De todas formas también es necesario que se vayan reemplazando por buques más modernos como las nuevas F-100, ya que 25 años son muchos años para un buque.

Con 256 hombres entre oficiales, suboficiales y marineros dentro de sus entrañas y con una velocidad máxima de 28 nudos dados por una turbina Westinghouse de 35.000 caballos, este buque tiene como principales armas:

  • 1 cañón multipropósito de 127 mm.
  • 2 sistemas antimisil Meroka de 12x20 mm.
  • 8 misiles Harpoon.
  • 16 misiles MK22.
  • 1 lanzador Asroc MK122.
  • Tubos lanzatorpedos en montajes fijos.

Cuando iba por las escalerillas para entrar al buque los marineros que estaban en el Cuerpo de Guardia notaron al instante que era español(*) y me saludaron al momento agradeciéndome la visita que les hacía. Ese día vi la zona exterior del buque y el puente de mando, pero no saciado con ello intentaría al día siguiente llegar hasta el CIC (Centro de Información y Combate), la Sala de Máquinas y otras zonas importantes del buque.

Seguí ojeando todo el buque y quizá de lo más sorprendente que vi fue el cañón multipropósito de 127 mm, que según me dijeron podía hacer ¡entre 20 y 40 disparos por minuto! Además, la forma del cañón y su bulbo hacen de este sistema un arma muy característica del barco.

Continué mi visita por la Extremadura con la ayuda de un marinero, que fue muy atento y servicial explicándome de forma muy exacta todos los sistemas y armas del buque, y también como es la vida y ambiente diario de un navío de este tipo. Ese día me quedé con las ganas de ver más, pero el día siguiente sería diferente.

Otra vista de la fragata española, esta vez desde la aleta de babor

Después de despedirme de nuestro buque, consideré que era ya hora de comer, y mientras daba cuenta de una buena hamburguesa, me percaté de que a esa hora se estaban desarrollando varios espectáculos, por lo que me dispuse en un buen lugar para contemplarlos.

El primer evento, un asalto anfibio, consistió en que un hovercraft con varios hombres acercándose al muelle disparando con sus ametralladoras (ficticiamente) y echando botes de humo naranja mientras era apoyado por un helicóptero Agusta disparando con su ametralladora y haciendo una serie de evoluciones en el aire. En resumen, un espectáculo bonito, pero personalmente no me reportó nada, a mi entender podían haberlo hecho mejor.

Comienza el espectáculo anfibio a cargo de un vehículo de colchón de aire...

En cuanto al segundo espectáculo consistió en un simulacro de rescate y salvamento con un helicóptero Sea King. Esta aeronave dio varias vueltas en vuelo rasante por encima de nuestras cabezas, y a continuación hizo descender al agua a un buzo de la Armada belga, para un par de minutos después volver a recogerlo. Después de subirlo hizo un par de vuelos rasantes más y se marchó. Ciertamente no fue un espectáculo impresionante pero era gracioso ver al pobre buzo colgado como un jamón con todo el equipo de combate puesto mientras era bajado y subido del helicóptero.

Exhibición aérea a cargo de los Sea King

Ya que no tuve  tiempo para más ese día, y pensando en que tenía toda la jornada siguiente para ver el resto de los buques,  me decidí a hacer un viaje por el puerto a bordo de uno de los remolcadores que ofrecía la Armada por un módico precio para ver los buques desde otra perspectiva.

Me dirigí al dique Nº2 de la base naval, en el que estaban amarrados varios buques de la Armada anfitriona que no formaban parte del Festival. Muchos de ellos estaban "empaquetados", es decir, ajenos al servicio activo pero conservados en previsión de uso en caso de necesidad, o para su venta a otros países:

  • Patrullero P-902 Liberation
  • Cazaminas M-923 Narcis
  • Cazaminas M-924 Primula
  • Cazaminas M-917 Crocus
  • Minador M-904 De Brouwer
  • Minador M-908 Truffaut
  • Minador ¿M-909? Bovesse
  • Minador M-476 Merksem
  • Buque Logístico A-961 Zinnia
Buques belgas "en conserva", ¿en espera de un mejor futuro?

Al subirme al barco tuve la mala fortuna de que me empezó a llover con gran fuerza y fue difícil el hacer fotos a los buques. Después de ver todos los barcos desde el remolcador decidí marcharme en dirección a Bruselas, ya que estaban a punto de cerrar y estaba cansado. Este primer día de contacto fue perfecto (a excepción del tiempo), y aun quedaba el día siguiente...

volver atrás ir a la crónica de la segunda jornada

 

← atrás  ↑ arriba


COPYRIGHT © 2001-2017 Revista Naval   Apartado de Correos 32 15401 Ferrol Galicia (España)   redaccion@revistanaval.com