Menú principal


Revista Naval (RevNav)

ISSN 1885-3331

Miércoles, 26 de julio de 2017

Siga a @RevistaNaval en Twitter Seguir en Twitter

Sistemas de Armas

 

Sistemas de lanzamiento de señuelos

Sistemas de lanzamiento de señuelosPor José F. Alcalde

 

 

Cuando un buque ha de enfrentar un ataque con misiles SSM, todos los medios de que dispone se ponen en funcionamiento para derribar, o en el mejor de los casos desviar, el ingenio de su objetivo.

Los medios con que cuenta para afrontar esta amenaza son de tres tipos:

  • Sistemas de armas, que engloba a cañones, misiles y sistemas de tiro rápido.
  • Sistemas ECM/ESM de guerra electrónica, que detectan y perturban las emisiones de los sistemas de armas enemigos.
  • Lanzamiento de señuelos IR/EM (infrarrojos y electromagnéticos), generalmente conocidos como lanza-chaff, cuya misión es engañar a las cabezas buscadoras de los misiles que se dirijan contra el buque.

En este artículo vamos a dar unas pequeñas nociones de cómo son y cómo funcionan estos últimos sistemas, y cuál es su utilidad real en la guerra naval moderna.

Lanzamiento de señuelos
Lanzamiento de señuelos

Aspecto y características del sistema

Su aspecto varia dependiendo del fabricante, aunque todos utilizan indistintamente cargas EM/IR. El lanzador se compone de varios tubos, dentro de los cuales se insertan los cartuchos que contienen las tiras de aluminio o los señuelos IR.

Junto a los lanzadores o muy cerca de estos se sitúan unos armarios que almacenan la reserva inmediata de proyectiles que han de ser cargados a mano por los sirvientes. Este sistema de recarga presenta un gran inconveniente ya que en condiciones de guerra NBQ resulta necesario romper la estanqueidad para recargar los tubos. Para remediar en parte este inconveniente se procura aumentar el numero de lanzadores, que oscilan entre dos y cuatro por buque.

Los lanzadores de señuelos suelen ir situados en las amuras y en posición elevada para mejorar los sectores de lanzamiento y proteger de los rociones de agua salada al montaje. Son sistemas delicados de mantenimiento, después de su uso, su forro interior de teflán ha de ser limpiado de los restos de carbonilla producidos por la combustión de los cartuchos. Todo cuidado es poco si tenemos en cuenta la enorme importancia del equipo en caso de necesidad.

 

Modos de funcionamiento del sistema

Las principales modalidades de actuación del sistema son dos.

1/ Seducción: cuando los sensores del buque detectan al misil, intentaran crear nubes de chaff los más dispersas posible que confundan al atacante y le hagan optar por un falso blanco más apetecible para la cabeza del misil.

2/ Distracción: se trata de lanzar nubes de chaff cuando el barco esta aún bajo el horizonte radar del misil, cuando éste entra en curvatura terrestre lo primero que encuentra son la nubes falsas y se dirige hacia ellas.

Este método es muy eficaz para los misiles que atacan desde arriba porque al iniciar el picado final es posible que pierda el objetivo y, aunque no sea del todo engañado, le resultará muy difícil volver a enganchar un objetivo serio.

Los cálculos exactos son primordiales ya que los cartuchos de chaff tienen un tiempo de vida limitado desde su lanzamiento y si la cabeza del misil no resulta engañada a tiempo el resultado es fácil de imaginar. Es por esto que el propio sistema defensivo del barco se encarga del lanzamiento automático de los cartuchos cuando lo considera necesario.

Otro dato a tener en cuenta es la definición de arma puntual de estos equipos. En la guerra de las Malvinas, el hundimiento del carguero británico Atlantic Conveyor por impacto de un Exocet se debió a los señuelos lanzados por el portaaviones Hermes en su intento de evitar el mismo misil que alcanzó al carguero y que iba dirigido a él. Los señuelos funcionaron correctamente... con el portaaviones, pero la cabeza del misil tuvo tiempo de buscarse un nuevo blanco, y en esta ocasión...

Queda claro que se trata de un sistema de autodefensa al que resulta difícil proteger a barcos ajenos en determinadas situaciones. La solución fue dotar a los buques de apoyo con su propios sistemas de lanzamiento de señuelos, lo cual no deja de ser una solución más que válida y además económica. Lo que queda por saber es que ocurrirá ante un ataque de saturación, pero esto se lo dejamos a la adivinación.

 

Sistemas en Servicio

Cinco países reúnen el mercado mundial de lanzadores de señuelos, a pesar de tratarse de productos relativamente económicos, la mayoría de la naciones con fuerzas navales optan por la compra de estos productos en el mercado extranjero. Veamos cuáles son estos países y qué materiales nos ofrecen.

Dagaie (Francia)
Sistema compuesto por diez departamentos que portan 33 cartuchos con 4 cargas cada uno de chaff ó 34 cartuchos individuales si se utilizan proyectiles de IR, el montaje completo pesa unos 500kg.

Sistema Dagaie (Francia)
Sistema Dagaie (Francia)

Sagaie (Francia)
Comparte con el anterior su uso por las unidades francesas y de países aliados. Utiliza 10 cohetes IR/EM que pesan 45 Kg. cada uno. El peso del montaje es de unos 1.600 kg y su alcance es muy superior al de su antecesor, llegando a lograr los 8.000 m en condiciones óptimas.

Sistema Sagaie (Francia)
Sistema Sagaie (Francia)

SRBOC Mk 36 (EE.UU.)
Es el sistema más extendido en el mundo, la Armada española es uno de sus usuarios. El lanzador consta de seis tubos con diferentes ángulos de elevación, 4 con 45º y 2 con 60º, lo que permite diversos alcances y un mayor campo de operación.

Utiliza, al igual que otros sistemas, cohetes IR/EM. De los primeros utiliza el Torch; y de los segundos el NATO Sea Gnat. Cerca del lanzador se encuentran los pañoles de recarga rápida con 20 ó 35 disparos cada uno dependiendo del tipo de proyectil a emplear. El calibre es de 130 mm.

Sistema Mk 36 (EE.UU)
Sistema Mk 36 (EE.UU)

Nulka Mk 53 (EE.UU./Australia)
Se trata de un sistema compartido entre EE.UU. y Australia que mejora, con mucho, los medios existentes hasta ahora. Como ventaja está el hecho de que aprovecha los lanzadores del SRBOC, o en su caso, también dispone de su propio lanzador.

Utiliza un sensor de frecuencias de radio de amplio espectro cuya antena va situada en la parte superior de su cabeza. El Nulka emite una señal similar a la del buque portador que "seduce" al misil atacante y lo desvía en la dirección equivocada.

Su pequeño motor cohete lleva incorporado un sistema digital de control de vuelo que le guía en su trayectoria. Además puede ser utilizado con malas condiciones de mar y con fuertes vientos. En el futuro equipará a todas las unidades mayores de la US Navy, además de a las unidades australianas. Esta considerado como una autentica revolución dentro de los lanzadores de señuelos conocidos.

Rubber Duck AN/SLQ 49 (EE.UU.)
El "patito de goma". A pesar de tratarse de un sistema no lanzable, resulta interesante sobre todo por su original forma de actuar: se trata de unas boyas flotantes que son situadas en la superficie del mar por parejas y unidas por un cable eléctrico de 5 m de longitud. La flotabilidad se logra gracias a un sistema de gas presurizado. Cada boya tiene en su interior un transmisor que simula la imagen electromagnética del buque portador atrayendo hacia si a los misiles atacantes.

Su aspecto exterior se asemeja a las balsas inflables que hay en cualquier buque moderno. Lo utiliza también la Royal Navy, al parecer con bastante éxito.

Corvus (Reino Unido)
Sistema compuesto de ocho tubos cruzados que dispara los ya conocidos proyectiles IR/EM, sus pobres características le llevaron a ser en algunos casos sustituido por el SRBOC. Fue el sistema utilizado en las Malvinas y sus resultados no fueron muy satisfactorios. Se esta poniendo en marcha el nuevo sistema Siren que utiliza el mismo lanzador que el sistema anglo-danés Sea Gnat, con un diámetro de l30 mm y un alcance mejorado con respecto al Corvus. Es muy posible que use cargas con el sensor de radiofrecuencias similar en cometidos al del Nulka.

Sistema Corvus (Reino Unido)
Sistema Corvus (Reino Unido)

Wallop Barricade (Reino Unido)
Empleado en unidades que frecuentan zonas cálidas, consta de seis jaulas con tres tubos orientables de 57 mm, la pega de este sistema es que su alcance es algo limitado, se habla de menos de 1.500 m.

Sistema Wallop Barricade (Reino Unido)
Sistema Wallop Barricade (Reino Unido)

PK-2 (Rusia)
Consta de un lanzador orientable de 140 mm que utiliza los dos tipos de carga IR/EM y además otra carga mixta con ambos. Equipa a las unidades mayores de la flota.

Sistema PK-2 (Rusia)
Sistema PK-2 (Rusia)

PK-16 (Rusia)
Formado por 16 tubos fijos de 82 mm que puede lanzar dos tipos de cargas EM, equipa a las unidades medianas y no se le conoce carga IR, aunque es indudable que tarde o temprano la portará.

PK-10 (Rusia)
Compuesto por 10 tubos fijos de 120 mm y armado con las consabidas cargas IR/EM y mixta. Recordemos que el número hace mención al número de tubos por sistema.

SCLAR (Italia)
Compuesto por un lanzador de 20 tubos de 105 mm que pesa 1.750 kg. con todas sus cargas, y cuyo alcance es de unos 12.000m. Su aspecto es similar al de un lanzacohetes múltiple, y de hecho se habla de su empleo como arma de apoyo contra blancos terrestres. Hay que suponer que se esto sólo ocurrirá en casos contados.

Sistema SCLAR (Italia)
Sistema SCLAR (Italia)

Conclusiones

Hemos hecho un recorrido somero por el mundillo de estas armas. Los lanzadores de señuelos, bien empleados, pueden evitar que el buque tenga que recurrir a otras armas, con lo que ello conlleva en economía y, sobre todo, en seguridad y tranquilidad para la tripulación de la nave.

El coste económico es bajo en comparación con la amenaza a la que deberá enfrentarse. Su instalación en los buques de apoyo les da una autonomía defensiva nada despreciable que, complementada con sistemas de fuego, ahorrará muchos quebraderos de cabeza a más de un barco despistado... Sheffield... Stark....

 

José F. Alcalde

 

← atrás  ↑ arriba


COPYRIGHT © 2001-2017 Revista Naval   Apartado de Correos 32 15401 Ferrol Galicia (España)   redaccion@revistanaval.com