«Rescatadores»

(Foto: G. Scharfhausen).
(Foto: G. Scharfhausen).
(Foto: G. Scharfhausen).
(Fotos: G. Scharfhausen).

Se dedican a salvar vidas... cada día, embutidos en sus monos de vuelo y equipados con los pertrechos del nadador de rescate, abordan el helicóptero que tienen destacado en sus aeropuertos para afrontar con increíble abnegación y entrega una de las profesiones mas arriesgadas que el ser humano puede ejercer.

Las costas de España, donde muchas de ellas se identifican por su fuertes vientos, escarpado litoral, fuertes corrientes y un largo etcétera de inconvenientes hacen que la vida en la mar dependa en gran medida de un poco de buena suerte.

Si esa suerte es esquiva y da la espalda, si el accidente se produce, solo queda el recurso de la ayuda; ayuda que forzosamente y en la mayoría de los casos ha de venir del Cielo normalmente cuando ya todas la esperanzas de sobrevivir entre esas aguas hayan desaparecido. Es entonces cuando un helicóptero se posa unos metros por encima de las cabezas de los náufragos y unas figuras de aspecto humano descienden a lo largo de resistentes cabos que penden de la aeronave para auxilio de los accidentados. Ellos son: Los Rescatadores de helicópteros.

Diferentes empresas operan a lo largo de la geografía española, ponen durante las 24 horas del día y los 365 días del año los medios necesarios para poder llevar acabo una operación de rescate. Pilotos, mecánicos y rescatadores son los encargados de operar desde el aire, pero sin la ayuda que se recibe desde las diferentes bases y otros medios como lanchas y personal de tierra su trabajo no seria fructífero.

Desde estas líneas mi apoyo incondicional a todo el personal que pone a nuestro servicio sus vidas para salvar las nuestras.

 

Texto: Lapenu
(Fotos de G. Scharfhausen)
Publicado el 26 de enero de 2004

Archivo 2001-2003