La fragata F 101 Álvaro de Bazán inicia los ejercicios de lanzamiento de misiles

El buque inició el pasado día 10 un periodo de 15 días de pruebas junto al destructor norteamericano USS Mason (DDG 87) en el polígono naval que la US Navy posee en la zona de los cabos de Virginia, en la costa Este de los Estados Unidos.

Las instalaciones en tierra del Surface Combat System Center de Wallops Island reproducen con total fidelidad los sistemas de combate instalados a bordo de los buques (Foto: SCSC).
Las instalaciones en tierra del Surface Combat System Center de Wallops Island reproducen con total fidelidad los sistemas de combate instalados a bordo de los buques (Foto: SCSC).

Según informa el diario estadounidense The Daily Times citando a un portavoz de la Marina de los Estados Unidos, los buques navegarán durante los 15 días que durará la calificación operativa (en jornadas desde las 9.00 a las 19.00 horas) en un polígono de pruebas vedado a la navegación marítima y aérea que se extiende sobre una franja situada a una distancia de entre 20 y 40 millas de la costa de Virginia.

Las pruebas del sistema de combate incluyen el seguimiento y destrucción de misiles supersónicos Vandal lanzados desde las instalaciones en tierra de Wallops Island.

Estos misiles son utilizados para simular la amenaza de las modernas armas antibuque, en particular los misiles rozaolas, a las que se podrían enfrentar los buques en situaciones de combate real.

Los Vandal -que carecen de cabeza de combate- inician su vuelo supersónico situándose en una cota de unos 120 m sobre el nivel del mar, descendiendo posteriormente hasta una altura de entre 6 y 15 m sobre la superficie marina.

El blanco es entonces detectado por el radar Spy-1D, en un proceso controlado integramente por el sistema de combate AEGIS que equipa a ambos buques. Posteriormente se inicia su seguimiento, interceptación y destrucción por parte de misiles Standard, de dotación tanto en la fragata española como en el destructor norteamericano.

En caso de que la interceptación resultara fallida no existe peligro para los buques "atacados", ya que por razones de seguridad los misiles utilizados como blanco están dirigidos a un punto neutro alejado de los buques situados en el polígono de pruebas. Además, los Vandal poseen un mecanismo de autodestrucción que puede ser accionado de forma remota.

La seguridad en este tipo de ejercicios, que se realizan unas 10 veces al año en el polígono de los cabos de Viginia, es máxima, no habiéndose registrado ningún incidente hasta el momento, a pesar de utilizarse armamento real por parte de los buques participantes en las pruebas.

La fragata F 101 Álvaro de Bazán se acerca al destructor norteamericano USS Mason (DDG 87) por su costado de estribor (Foto: Cortesía USS Mason).
La fragata F 101 Álvaro de Bazán se acerca al destructor norteamericano USS Mason (DDG 87) por su costado de estribor (Foto: Cortesía USS Mason).

[email protected]
Publicado el 12 de julio de 2003

Archivo 2001-2003