Menú principal


Revista Naval (RevNav)

ISSN 1885-3331

Martes, 25 de julio de 2017

Siga a @RevistaNaval en Twitter Seguir en Twitter

Buques

 

La fragata F-101 «Álvaro de Bazán»

La fragata F-101 «Álvaro de Bazán»por Xoán Porto,
[email protected]

 

El 19 de septiembre de 2002 pasará a la historia de la Armada como el día en que entró en servicio el buque de combate más capaz jamás salido de nuestros astilleros.

La construcción física del prototipo de la serie la F-100 dio comienzo en julio de 1997, con el corte de las primeras chapas de acero.

La puesta de quilla de la Alvaro de Bazán tuvo lugar en la tarde del 14 de junio de 1999, en la misma grada que minutos antes había abandonado el buque de desembarco L-52 Castilla. El acto simbólico de la puesta de quilla consistió en la colocación sobre la grada de construcción del primer bloque del buque, concretamente el 103, según la metodología de construcción modular integrada implantada en el astillero de Ferrol.

Fragata F-101 Álvaro de Bazán días antes de su botadura, en octubre de 2000. Compruébese el nivel de avance de la obra en grada en comparación con los planos
Fragata F-101 Álvaro de Bazán días antes de su botadura, en octubre de 2000. Compruébese el nivel de avance de la obra en grada en comparación con los planos

Apenas un año y cuatro meses después de la puesta de quilla, el 27 de octubre de 2000, el buque besó las aguas de la ría ferrolana por vez primera, en un acto de botadura presidido por el Ministro de Defensa Federico Trillo-Figueroa, actuando como madrina del buque doña Casilda Silva Fernández de Henestroso, marquesa de Santa Cruz, descendiente de don Álvaro de Bazán.

Esquema de armas y sensores de las F-100
Esquema de armas y sensores de las F-100

La botadura sirvió también para marcar un nuevo hito en el programa de fragatas, con la colocación de la quilla de la F-102 Roger de Lauria (posteriormente este nombre fue cambiado, recibiendo el de F-102 Almirante Juan de Borbón, en memoria del padre del Rey don Juan Carlos).

Con anterioridad a este hito, el 10 de julio de 2000, Lockheed Martin había anunciado la culminación del primer sistema de combate contratado por la Armada española, y destinado a la F-101.

Durante los meses siguientes, prosiguieron los trabajos de acabado a flote. El buque había sido botado con un avance constructivo del 70%, cifra que en sí, no es nada desdeñable, mucho menos tratándose de un prototipo.

La F-101 entrando en el dique número 2 de Izar Ferrol a finales de 2000
La F-101 entrando en el dique número 2 de Izar Ferrol a finales de 2000

En diciembre de 2000 el buque recibió, todavía en los muelles del astillero, la visita de S.M. el Rey don Juan Carlos, vivamente interesado en conocer las características de esta unidad, destinada a formar la columna vertebral de las flotas española y aliada durante las próximas décadas.

Los trabajos en el buque continuaron con algún que otro contratiempo, sin embargo, esto no alteró el calendario de construcción, hasta el mes de noviembre de 2001, en que se llevaron a cabo pruebas sobre amarras previas a las salidas a la mar del buque, que tendrían lugar el mes de diciembre siguiente.

 

Las pruebas de mar

Tras las comprobaciones programadas, se desarrollaron a lo largo de los diez meses previos a la entrega del buque hasta tres series de pruebas en alta mar para verificar el funcionamiento y la integración de los sistemas del navío.

Amanecer del 14 de diciembre de 2002, la F-101 sale de la ría de Ferrol para efectuar pruebas de mar
Amanecer del 14 de diciembre de 2002, la F-101 sale de la ría de Ferrol para efectuar pruebas de mar

Las primeras luces del 11 de diciembre de 2001 anunciaron, al fondo de la Cortina del Arsenal de Ferrol, la silueta de la F-101, que se hacía a la mar por vez primera en su aún corta historia, auxiliada por varios remolcadores de Izar y del Tren Naval, enfilando con parsimonia la bocana de la ría de Ferrol para iniciar el periodo de pruebas en lo que será su medio de operaciones natural.

Durante cuatro intensos días, entre el martes 11 y el viernes 14, se puso a prueba la plataforma y sistemas y subsistemas asociados. Estas pruebas tuvieron su continuidad apenas dos meses después, a mediados del mes de febrero de 2002, concretamente entre los días 12 y 15.

Febrero de 2002, la F-101 regresa de una jornada en la mar
Febrero de 2002, la F-101 regresa de una jornada en la mar

El día 28 de febrero tuvo lugar otro de los importantes hitos del programa F-100: la botadura de la segunda unidad de la serie, la recién renombrada F-102 Almirante Juan de Borbón, así como la puesta de quilla de la tercera, F-103 Blas de Lezo, en un acto presidido por los reyes de España, y en el que actuó como madrina la infanta Doña Pilar de Borbón, en presencia de decenas de agregados navales de países amigos, entre los que destacaban como invitados de honor miembros de las Armadas de Estados Unidos y de Noruega.

Botadura de la F-102 Almirante Juan de Borbón, el 28 de febrero de 2002
Botadura de la F-102 Almirante Juan de Borbón, el 28 de febrero de 2002

Horas antes de la botadura del buque se celebró el acto de firma del memorando de entendimiento (MoU) entre la Armada española y la de los Estados Unidos, por el cual se garantiza el ciclo vital de los buques que incorporan el sistema AEGIS, anunciándose en ese momento  la celebración de las pruebas operativas del sistema de combate en aguas norteamericanas durante el año 2003. Pruebas en las que la F-101 Álvaro de Bazán estará acompañada de uno de los últimos destructores AEGIS norteamericanos entrados en servicio para la fecha, el USS Mason (DDG-87).

Con motivo de la presencia de S.M. se previó una salida a la mar de la F-101 para el día siguiente, 1 de marzo. Finalmente el monarca abandonó la ciudad sin poder comprobar las cualidades marineras de la cabeza de la clase, que prosiguió a pesar de todo con el programa, dandoasí la posibilidad a los aficionados de captar por vez primera a dos fragatas F-100 en una misma toma como la que ilustra este artículo.

1 de marzo de 2002, la F-101 sobrepasa a su hermana recién botada el día anterior
1 de marzo de 2002, la F-101 sobrepasa a su hermana recién botada el día anterior

A finales de junio de 2002, la Álvaro de Bazán afrontó el último periodo de pruebas antes de su entrega oficial a la Armada. El martes 25 de junio, la fragata salió a la mar con la intención de someter a examen al sistema de combate del buque, integrado por sensores y sistemas de armas de procedencia nacional y norteamericana.

Durante este periodo se comprobó el correcto funcionamiento de los diferentes segmentos del Sistema de Combate: comunicaciones, sónar, sistema de mando y control, dirección de tiro Dorna, radar multifunción, sistemas de armas, etc.

25 de junio de 2002, salida a la mar.
25 de junio de 2002, salida a la mar

Al término de estas jornadas, el buque quedó amarrado en los muelles de Izar Ferrol, próxima a la F-102 (en periodo de terminación a flote) para pasar el descanso vacacional y recibir los últimos retoques previos a su entrega a la Armada.

25 de junio de 2002, salida a la mar
25 de junio de 2002, salida a la mar

 

Entrega oficial del buque

El 19 de septiembre de 2002 la Álvaro de Bazán, tripulada todavía por personal del astillero constructor, se aprestó a cumplir una última comprobación en la mar, en esta ocasión con invitados de lujo a bordo, que fueron recibidos, además de por los anfitriones oficiales, por varios colectivos locales que quisieron mostrar sus reivindicaciones ante los miembros del Gobierno presentes.

19 de septiembre de 2002
19 de septiembre de 2002

La comitiva fue recibida a las puertas del Arsenal por el colectivo de vecinos opuestos a la instalación de una planta de regasificación  a escasos 1.000 metros de la base naval, en el interior de la ría de Ferrol. Por otra parte, el colectivo de mariscadores a flote protagonizó una original manifestación, formada por más de 60 lanchas que siguieron a la fragata, para protestar por la degradación medioambiental de la ría ferrolana y el cierre provisional de los bancos marisqueros.

Alrededor de la una de la tarde, el Presidente del Gobierno español, José María Aznar, acompañado de otras autoridades entre las que estaban el Ministro de Defensa Federico Trillo-Figueroa y el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante general Francisco Torrente Sánchez, así como directivos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y el presidente de Izar, José Antonio Casanova Gayoso, embarcaron en el buque.

19 de septiembre de 2002
19 de septiembre de 2002

Con el ambiente antes descrito, la Álvaro de Bazán partió del muelle número 4 del arsenal, escoltada para la ocasión por los dos modernos remolcadores del tren naval Y-122 e Y-126, una lancha Rodman de la Guardia Civil del Mar, así como una embarcación semirrígida del mismo cuerpo y una lancha de Salvamento Marítimo.

A lo largo de casi dos horas, personalidades y prensa desplazada pudimos asistir a una demostración operativa de las capacidades del buque, evidenciándose sus cualidades marineras al ejecutar varias maniobras a alta velocidad en el exterior de la ría ferrolana, con las turbinas a toda potencia.

19 de septiembre de 2002
19 de septiembre de 2002

A las cuatro de la tarde de ese mismo día comenzó el acto institucional de entrega a la Armada de la fragata en el mismo muelle número 4 del Arsenal militar de Ferrol. Los buques presentes en la base: la fragata Andalucía, el buque de aprovisionamiento Patiño, y varios patrulleros lucían engalanado general.

Formados a pie de escala estaba la dotación del buque, así como varias secciones de marinería e Infantería de Marina procedentes de la Escuela Antonio Escaño, ESENGRA y Tercio Norte, que desfilaron al finalizar el acto, acompañado musicalmente por la banda de música del Tercio.

A modo de anécdota, citar que el primer comandante de la F-101 Álvaro de Bazán, el capitán de fragata Juan Rodríguez Garat, bien conocido por los lectores de la Revista General de Marina, ha recibido recientemente el premio Álvaro de Bazán correspondiente al año 2001 de la citada revista, por lo cual aprovechamos para transmitirle nuestra felicitación desde estas líneas.

25 de junio de 2002, regreso de un día en la mar
25 de junio de 2002, regreso de un día en la mar

Una vez entregado el buque, éste comenzará un periodo de garantía de un año de duración, del que gozan todos los buques que el constructor naval español entrega a la Armada, y que sirve para detectar y corregir fallos o pequeñas deficiencias e incluir nuevas mejoras que solo se detectan con el uso diario.

En este tiempo, la dotación se familiarizará con la plataforma y se preparará para participar en pruebas de calificación operativa previas a su integración en la Flota. Además, está previsto, como antes se adelantó, su traslado a los EE.UU. para recibir su carga de misiles y calificarse operativamente en los polígonos de pruebas de la US Navy junto al destructor norteamericano USS Mason (DDG-87).

 

Los próximos hitos del programa

Entregado el primer buque de la serie, en la actualidad en el astillero de Ferrol se trabaja a flote sobre la F-102 Almirante Juan de Borbón, que entrará en fase de pruebas de mar a mediados de 2003 y será entregada a la Armada en noviembre del mismo año.

La F-103 Blas de Lezo, sobre la que se trabaja actualmente en grada, será botada en junio de 2003 y será entregada a la Armada en diciembre de 2004.

Finalmente, la F-104 Méndez Núñez se encuentra a estas alturas de 2002 en fase de prearmamento. La puesta de quilla tendrá lugar inmediatamente después de la botadura de la F-103, en junio de 2003. Se espera su botadura para septiembre de 2004, estando operativa en febrero de 2006.

Como datos singulares, Izar ha facilidado la siguiente información: el proyecto de construcción de estos buques está formado por nueve grandes zonas que engloban 29 grandes bloques y 573 compartimentos. Se han utilizado 2.450 toneladas de acero en el casco; 315.000 metros de cable; 37.000 metros de tubería y 37 toneladas de pintura en la construcción de cada F-100.

19 de septiembre de 2002, la F-101 en el muelle número 4 del Arsenal militar de Ferrol tras su entrega a la Armada
19 de septiembre de 2002, la F-101 en el muelle número 4 del Arsenal militar de Ferrol tras su entrega a la Armada

Conclusiones

El programa de fragatas F-100 ha supuesto para Izar el abordar por primera vez el diseño y construcción de un buque netamente nacional, en el que se vuelca la experiencia y buen hacer adquiridos a lo largo de los últimos 25 años como integrador de sistemas.

Para la Armada supone el contar por primera vez en su muy centenaria historia, con un buque con capacidad para ejercer el control del espacio aéreo, lo que nos permite aventurar enormes beneficios en la Defensa del territorio nacional y aliado. Además, la capacidad para proyectar su poder sobre territorio enemigo concede a este tipo de buques una nada desdeñable y preeminente posición entre los escoltas de las Armadas europeas y de todo el mundo, convirtiéndose en objeto de atención por buena parte de las Marinas occidentales, que toman como referencia el programa español. Noruega es el primer fruto de este excelente trabajo.

Xoán Porto
Artículo publicado en el número de septiembre-octubre 2002

← atrás  ↑ arriba


COPYRIGHT © 2001-2017 Revista Naval   Apartado de Correos 32 15401 Ferrol Galicia (España)   redaccion@revistanaval.com