Pasa a la reserva el último almirante jefe de la Zona Marítima del Cantábrico

Con el pase a la reserva del almirante Rapallo Comendador, desaparece de la Armada la tradicional organización territorial en Departamentos o Zonas Marítimas, existente desde el siglo XVIII.

La Fuerza formando en los Jardines de Herrera, ante el edificio de Capitanía en Ferrol, durante el acto de despedida de su último almirante después de 273 años (Foto: Dolores Martínez).
La Fuerza formando en los Jardines de Herrera, ante el edificio de Capitanía en Ferrol, durante el acto de despedida de su último almirante después de 273 años (Foto: Dolores Martínez).

Como ya sucediera con las Zonas Marítimas del Estrecho y del Mediterráneo a lo largo de 2002,  y con la Zona Marítima de Canarias en el pasado mes de febrero, en esta ocasión correspondió a Ferrol cerrar el ciclo de despedidas a la organización territorial de la Armada, ininterrumpidamente vigente de una forma u otra, desde hace casi 300 años.

La Real Orden de 5 de diciembre de 1726 desarrolló el proyecto Ripperdá (Ministro de Felipe V) de creación de una base naval en cada una de las costas (Norte, Sur y Levante) de la Península, con el nombre de Departamentos. El Departamento del Norte correspondió a la incipiente base de la ría de Ferrol, establecida en primera instancia en el lugar de A Graña. En el año de 1730 tomó posesión de la misma el Teniente General Cornejo, como Capitán General del Departamento.

Doscientos setenta y tres años después, el último jefe de la Zona Marítima del Cantábrico, Francisco Rapallo Comendador, recibió en la mañana del pasado miércoles, día 16 de abril, la insignia de Almirante de la Zona, una bandera blanca con cruz de Borgoña en rojo y cuatro anclas en los extremos, establecida en 1732, y que fue arriada también por vez última en los jardines de Herrera contiguos al palacio de Capitanía, en presencia de autoridades civiles y militares encabezadas por el alcalde de la ciudad, Xaime Bello, y el subdelegado del Gobierno en A Coruña.

Rapallo Comendador quiso destacar en su discurso de despedida la labor que vienen desarrollando las unidades de la Zona desde noviembre pasado, con motivo del desastre provocado por el hundimiento del petrolero Prestige, y que afectó a la práctica totalidad de la costa que abarca el área de responsabilidad territorial bajo su mando. Desde el desplazamiento de personal para la limpieza de playas y acantilados, hasta la participación de los buceadores de la Zona en la limpieza de fondos marinos de gran valor ecológico como los pertenecientes al parque natural de las islas atlánticas; todo ello sin olvidar la labor desempeñada por unidades de la Flota en el control y seguimiento del tráfico mercante, para evitar el paso por aguas jurisdiccionales de buques monocasco.

El Jefe del Arsenal Militar, almirante Tello Valero, ocupará interinamente el mando de la Zona hasta el próximo 31 de julio, fecha en que, según se ha dispuesto, estará desarrollada la reglamentación que reordenará la estructura de las Fuerzas Armadas españolas para adecuarlas a las necesidades derivadas de la profesionalización y la racionalización de recursos.

A efectos prácticos, la desaparición de las Zonas Marítimas no supondrá cambios muy apreciables en la ubicación de las fuerzas desplegadas en las diferentes bases navales. Los buques integrados en la Flota (en el caso de Ferrol, las fragatas de las clases Baleares y Álvaro de Bazán, y el buque de apoyo logístico Patiño) seguirán dependiendo del Almirante de la Flota, que tiene su sede en Rota (Cádiz).

El almirante Rapallo en uno de los últimos actos oficiales a los que acudió como Almirante Jefe de la Zona Marítima del Cantábrico (Foto: RevistaNaval.com).
El almirante Rapallo en uno de los últimos actos oficiales al que acudió como Almirante Jefe de la Zona Marítima del Cantábrico.

El resto de unidades de cierta entidad, como los patrulleros y otros buques auxiliares, pasarán a depender del Almirante de Acción Marítima, con sede en Cartagena (Murcia). Tanto estas unidades, y otras menores adscritas a la base naval que no entran en los supuestos anteriores, pasarán a depender directamente del ALFUNOR (Almirante de las Fuerzas del Norte), con sede en la Estación Naval de A Graña.

Semblanza biográfica

Francisco Rapallo Comendador, último almirante jefe de la Zona Marítima del Cantábrico nació en 1940 en la localidad pontevedresa de Vilagarcía de Arousa, siendo nombrado Hijo Predilecto de la misma en agosto de 2000.

Ingresó en la Armada en 1956, desarrollando su vida operativa en unidades como el dragaminas Odiel, el crucero Canarias, los destructores Oquendo y Liniers y la Plana Mayor del Mando de Escoltas. Accedió al mando de los siguientes buques: guardacostas Pegaso, corbeta Infanta Cristina y destructor Churruca, siendo también jefe de órdenes y posteriormente comandante de la 11ª Escuadrilla de Escoltas (ya desaparecida). En tierra ejerció como profesor de la Escuela Naval Militar y de la de Guerra Naval.

Ascendió a capitán de navío en 1988. Durante la guerra del Golfo de 1990-91 le correspondió el mando de la Agrupación Bravo, enviada por el Gobierno español a la zona e integrada en el dispositivo desplegado por la UEO para hacer cumplir las resoluciones de la ONU sobre el embargo a Iraq.

Posteriormente fue destinado como jefe de la sección operativa del Estado Mayor de la Armada, hasta junio de 1993, en el que, ya como contralmirante, fue nombrado representante de la flota de la UEO en el mando operativo conjunto de las operaciones OTAN-UEO para la vigilancia del embargo contra Serbia y Montenegro en el Adriático.

En 1995, con el grado de vicealmirante, fue destinado como segundo jefe del Estado Mayor de la Armada. En 1996 pasó a desempeñar el cargo de almirante jefe de la Zona Marítima del Estrecho y posteriormente, en 1998, la jefatura de la Flota y el mando de la Fuerza Marítima Europea (Euromarfor).

Su último destino antes de su pase a la reserva fue la jefatura de la Zona Marítima del Cantábrico, desde el 24 de septiembre de 2001, en sustitución de Luis Roca Ramírez (actual almirante de Acción Marítima), haciendo el número 104 entre los jefes que ostentaron el cargo en la plaza desde el año 1730, y que ahora abandona para continuar en la Presidencia del Tribunal Marítimo Central.

 

[email protected]
Publicado el 18 de abril de 2003

Archivo 2001-2003