Menú principal


Revista Naval (RevNav)

ISSN 1885-3331

Miércoles, 26 de julio de 2017

Siga a @RevistaNaval en Twitter Seguir en Twitter

Buques

 

El Grupo DELTA de la Armada

El Grupo DELTA de la ArmadaPor Javier Sánchez

 

El Grupo DELTA de la Armada, proporciona a la Brigada de Infantería de Marina (BRIMAR), el apoyo necesario para la realización de todo tipo de operaciones anfibias, cuenta con buques de transporte de tropas y material, así como los elementos necesarios para proyectar el poder naval sobre tierra.

Historia

En 1925 se compraron 26 barcazas del tipo "K", de procedencia británica. Estas barcazas se encontraban atracadas en Gibraltar y fueron utilizadas en el frustrado desembarco aliado de Gallípoli en 1915. Fueron adquiridas para poder efectuar un desembarco anfibio en las costas africanas, el principal motivo fue abrir un segundo frente para intentar acabar con la guerra del RIF.

Años más tarde, concretamente en 1957, durante la guerra del Ifni-Sáhara, la Armada Española se vio en una situación complicada; necesitaba realizar desembarcos anfibios y no se contaba con una flota digna de mención, tan sólo se disponía de un par de barcazas, las Foca y Morsa. Esta situación obligó a nuestra Armada a la utilización de cruceros y destructores como buques de transporte y desembarco, pero no era una solución efectiva.

Se tuvo que recurrir al alquiler de buques anfibios y medios de desembarco a marinas extranjeras. Se pudo contar con el buque francés Foudre, del tipo LSD (Buque Dique de Desembarco) y seis lanchones del tipo LCM (Lancha de Desembarco tipo Medio). También se pudo alquilar un buque del tipo LST(Buque de Desembarco de Carros) y trece medios de desembarco del tipo LCM(3) y alguna unidad del tipo LCPL (Lancha de Desembarco de Personal), de procedencia norteamericana, formándose así, la primera agrupación anfibia. Todos estos elementos junto a una serie de buques mercantes requisados para ser utilizados como transportes, fueron suficientes para poder establecer una cabeza de playa en El Aaiún.

En 1958 se encargaron a la Empresa Nacional Bazán otros tres lanchones, una versión española del tipo británico LCT(4), que fueron denominados BDK (Lancha de Desembarco de Carros) y numeradas del 3 al 5. La necesidad de contar con una Agrupación anfibia propia, se recurrió nuevamente a la ayuda norteamericana para la obtención de unidades anfibias. En 1960 llegaron tres buques de desembarco del tipo LSM (Buque de Desembarco Medio), procedente de dicha ayuda, siendo numerados del 1 al 3. En 1961 se formó la Agrupación Anfibia, con base en Puntales, junto al puerto de Cádiz, compuesta por tres buques del tipo LSM, cinco barcazas del tipo BDK, seis medios de desembarco del tipo LCM(3) y alguna unidad del tipo LCPL.

A mediados de los 60, la Armada Española, decidió aumentar la flota anfibia con buques de mayor relevancia y capacidad. Se volvieron a establecer las correspondientes negociaciones con la U.S. Navy. En un principio, se consiguieron dos transportes de ataque, los TA-11 Aragón y TA-21 Castilla. El primero de ellos sería un APA (Transporte de Personal) del tipo Haskell, mientras que el segundo fue un AKA (Transporte de Material) del tipo Achernar.

Años más tarde, concretamente en 1971, llegaría el L-31 Galicia un LSD (Buque Dique de Desembarco) del tipo Cabildo, finalizándose la recepción de buques en 1971/72 con la llegada de los tres LSTs (Buque de Desembarco de Carros), los L-11 Velasco, L-12 Martín Alvarez y L-13 Conde de Venadito, del tipo Terrebonne Parish. También hay que tener presente la llegada de dos LCU (Lancha de Desembarco para Carga Variable) del tipo estadounidense LCU-1466, que llegaron como dotación para el L-31 Galicia. Estas lanchas fueron numeradas como L-71 y L-72. Además, en 1965/66, se construyeron tres nuevas barcazas LCT (Barcaza de Desembarco de Carros) numeradas del 6 al 8, que fueron construidas por la E.N Bazán, basándose en el proyecto francés EDIC. En 1974 se compraron nuevos medios de desembarco, en esta ocasión del tipo LCM(8), numerados del 81 al 86.

Con la llegada de estas unidades, la creación del Mando Anfibio y la potenciación del TEAR (Tercio de Armada), la Armada estaba en disposición de efectuar verdaderos asaltos anfibios; se podía transportar un total de 5.500 Infantes de Marina, 15.000 toneladas de material y se contaba con el apoyo de más de 50 medios de desembarco de diferentes tipos (LCU, LCM y LCPL).

En 1980, parte del material procedente de la ayuda norteamericana, se encontraba en bastante mal estado, debido principalmente a su vejez y a su incesante participación en maniobras y ejercicios. Se adquirieron dos nuevas unidades del tipo LPA (Transportes de Ataque) los L-21 Castilla y L-22 Aragón del tipo Paul Revere, que sustituyeron a los dos del mismo nombre. Este cambio significó un gran avance, se dispuso de dos buques mucho más rápidos y modernos, dotados de cubierta de vuelo para la utilización de helicóptero, equipos de comunicaciones con capacidad de funcionar como buques de mando anfibio y también contaban con importantes instalaciones sanitarias, además estaban capacitados para actuar como buques de apoyo logístico.

En 1988 se cambio en nombre del Mando Anfibio por el de Grupo DELTA.

A finales de la década de los 80, el Grupo DELTA se vio en una situación complicada; la constante baja de unidades de la Armada puso en peligro su capacidad operativa. En menos de una década se dieron de baja a todos los destructores, con ellos la capacidad de ofrecer fuegos de apoyo en las operaciones anfibias. La baja del L-31 Galicia, dejo al TEAR sin capacidad de asalto anfibio y comenzaron a causar baja los LST.

delta_02.jpg (24268 bytes)

En 1994, aprovechando el plan de reducción de buques en la U.S Navy, se adquirieron en régimen de alquiler con derecho a compra, dos nuevos LST, los L-41 Hernán Cortés y L-42 Pizarro ambos del tipo Newport, que llegaron en julio de 1994 y mayo de 1995, respectivamente.

L 41 "Hernán Cortés" en el puerto de Barcelona

En 1995 se comenzaron los trabajos de construcción del L-51 Galicia, en la factoría de la Empresa Nacional Bazán situada en El Ferrol. En 1991 los gobiernos de Holanda y España firmaron un acuerdo de colaboración para el diseño de este nuevo buque anfibio. La construcción apenas duró tres años, siendo entregado en abril de 1998 para sustituir al viejo transporte de ataque L-21 Castilla. En 1997 fue encargada una segunda unidad, el L-52 Castilla, del mismo tipo LPD pero con algunas diferencias, al incorporar una serie de equipos e instalaciones para ejercer como buque de mando en las operaciones anfibias. Esta segunda unidad fue entregada en julio de 2000 sustituyendo, del mismo modo, al otro transporte de ataque que aun permanecía en servicio, el L-22 Aragón.

El Futuro

En la actualidad el Grupo DELTA de la Armada, está compuesto por las siguientes unidades: dos buques del tipo LPD, L-51 Galicia y L-52 Castilla; otros dos buques del tipo LST, L-41 Hernán Cortés y L-52 Pizarro (pasaron a ser propiedad de la Armada al ejercer su derecho a compra, después de vencer el periodo de alquiler) y un lanchón auxiliar del tipo LCT, A-06.

Sin duda, la Armada ha conseguido formar un grupo anfibio de grandes prestaciones con unidades modernas y de gran capacidad de transporte de tropas y material, pero incapaz de transportar a la BRIMAR en su totalidad. Además, pronto habrá que sustituir a los dos LST, que ya cuentan con 30 años de servicio.

Imagen CAD de los LPD.

Se encuentra elaborado por parte de IZAR (antigua Bazán), un proyecto de LHD ( Buque Dique Portahelicópteros), una versión modificada de los LPDs, con una cubierta corrida dotada de Sky jump, para la utilización de aviones AV-8B. En principio, la incorporación de un LHD sería un complemento idóneo para la pareja de LPDs, siempre que esta unidad fuese capaz de transportar un gran número de tropas; hay que tener presente que entre los dos LPDs, tan sólo se pueden transportar 1.200 infantes.

El incremento de material pesado de la BRIMAR, con la entrada en servicio del III Batallón mecanizado, supondrá un nuevo problema. Actualmente los LPDs, a pesar de ser unidades modernas, tienen algún problema de diseño; en el centro del garaje principal hay dos columnas que dificultan las maniobras con los vehículos, carecen de plataforma giratoria para vehículos y el transporte de los vehículos se hace mediante ascensores.

Sin duda, unos inconvenientes que sufren los conductores de la BRIMAR cuando han de jugar durante horas, al juego del "Tetris", al formar el orden de partida de las nuevas oleadas, siendo mayor el problema cuando se transportan vehículos pesados como carros de combate, obuses ATP y vehículos anfibios del tipo AAV. Por este motivo, los dos LSTs, tendrían que ser sustituidos por dos LSDs, más capacitados para la utilización de vehículos anfibios del tipo AAV y mayor superficie para el transporte de material. Con estos cinco buques, se contaría con el mejor grupo anfibio de Europa, se podría transportar a la BRIMAR al completo y se estaría al mismo nivel operativo que nuestros aliados.

Pero la decisión política y los paupérrimos presupuestos destinados para la defensa de nuestro país, de momento, lo único que han conseguido es poner en apuros la potenciación y la operatividad de nuestra Armada, que puede verse reducida si finalmente los rumores se hacen realidad y nuestro flamante L-52 Castilla, se nos va como buque de mando permanente de la OTAN, dejando al grupo DELTA, otra vez más, en inferioridad operativa… Sería impensable ver a nuestra BRIMAR, punta de lanza de la Armada, sin su principal caballo de batalla, los buques de transporte anfibios.

En próximos trabajos se detallarán al completo los diferentes tipos de buques anfibios de nuestra Armada.

 

Nota: en el mes pasado se activó una nueva estructura orgánica en el seno de la Flota: el Grupo de Proyección Naval, que englobará bajo un mando único a los actuales Grupo Alfa de combate y Grupo Delta de desembarco.

Para saber más:

Guía de identificación de unidades anfibias.

Medios de desembarco de la Armada.

http://www.geocities.com/Pentagon/3223/

 

← atrás  ↑ arriba


COPYRIGHT © 2001-2017 Revista Naval   Apartado de Correos 32 15401 Ferrol Galicia (España)   redaccion@revistanaval.com