Visita del buque escuela sueco Carlskrona

Desde el pasado domingo día 25 y hasta el jueves 29 de mayo, el buque escuela de la Real Armada de Suecia Carlskrona se encuentra en Cartagena.

El buque escuela sueco entrando en Cartagena (foto: Diego Quevedo Carmona).
La ministra de Defensa de Suecia pasa revista, acompañada por el AJEMA, almirante general Torrente Sánchez,  a las tropas formadas en su honor (foto: Diego Quevedo Carmona).

A bordo del buque viajan dos centenares de marinos de ese país, de los que aproximadamente las tres cuartas partes son alumnos de la Academia Naval, y los 50 restantes repartidos entre profesorado y dotación.

La escala en Cartagena de este ex-minador reconvertido en funciones docentes tiene una doble misión: por un lado la de proporcionar descanso a los que en él viajan en crucero de prácticas de fín de curso, y por otro, la más importante, que es la de promocionar en España diferentes artículos de la industria sueca de Defensa, concretamente el torpedo de última generación TP2000.

Con dicho motivo, se ha desplazado hasta Cartagena la ministra sueca de Defensa, Leni Björklund, que ha venido acompañada de diversas autoridades de ese país nórdico, como el Almirante Inspector General Jörgen Ericsson, equivalente a su AJEMA, y el embajador sueco en Madrid, Lars Grunaberg. A las 11 de la mañana de hoy 26 de Mayo, el AJEMA Francisco Torrente, a quien acompañaban entre otras autoridades el ALMART Luis Roca, recibía en la explanada de la terminal de cruceros del muelle cartagenero, donde se encuentra atracado el Carlskrona, a la representación sueca, en un acto que tuvo algunas variaciones respecto a lo inicialmente previsto como por ejemplo la ausencia del ministro Federico Trillo, que hubo de suspender su anunciada asistencia por desplazarse urgentemente a Turquía con motivo del triste accidente aéreo de esta mañana.

Tras pasar revista la ministra sueca y el AJEMA a una compañía de Infantería de Marina, se realizó a bordo del Carlskrona una exposición de las propiedades del torpedo sueco TP2000, una de cuyas unidades se va a quedar en Cartagena para que pueda ser estudiado con detenimiento por parte de técnicos españoles, que habrán de determinar si finalmente se adopta el mismo para los futuros submarinos españoles de la serie 80, ya que ese es uno de los puntos que aún está en vías de definición, el tipo de torpedo con el que se va a dotar a la todavía nonata serie.

El autor de este artículo posa ante el torpedo TP2000 cedido a la Armada española para su evaluación (Foto: Diego Quevedo Carmona).
El autor de este artículo posa ante el torpedo TP2000 cedido a la Armada española para su evaluación (Foto: Diego Quevedo Carmona).

Antes de iniciarse la conferencia a bordo, la ministra sueca transmitió públicamente al AJEMA el pésame en nombre suyo y de su Gobierno por el accidente en suelo turco, y del que hacía solo unas horas que se había tenido conocimiento. A la reunión acudieron el jefe de la flotilla de submarinos, los comandantes de los submarinos españoles surtos en puerto y los oficiales que desempeñan el destino de jefe de armas, así como ingenieros del Ramo de Armas, y personal de SAES (Sociedad Anónima de Electrónica Submarina) e IZAR, entre otras muchas personas. Todas ellas habrán de definir en un futuro si el torpedo TP2000 es el idóneo para dotar a la serie 80, para lo que podrán desmontar para su estudio el que ha sido entregado esta mañana cuyos dueños no tienen ninguna prisa en que les sea devuelto. Las características básicas del mismo son las siguientes: longitud 6 metros. Calibre 21 pulgadas (533 milímetros, el estándar para cualquier torpedo). Peso 1.450 kilos. Velocidad, superior a 45 nudos. Alcance, superior a 25 millas náuticas. Cota de lanzamiento, superior a 500 metros. A estas características esenciales, hay que añadir unas buenas cualidades por lo que se refiere a bajo nivel de ruido radiado, gran maniobrabilidad, posibilidad de ser lanzado desde un submarino posado en el fondo, etc.

En unos meses, sabremos si la comisión española encargada de su estudio se ha decantado por él, o si por el contrario han de seguir buscando en el mercado internacional cual será el futuro torpedo de los submarinos españoles del siglo XXI.

 

Texto y fotos de Diego Quevedo Carmona
Publicado el 26 de mayo de 2003

Archivo 2001-2003